Para el Coordinador de la Brigada Educativa Cubana en Nicaragua, Juan Manuel González, el desarrollo de Nicaragua está garantizado si su sistema educativo técnico avanza conforme a los objetivos que se ha planteado el Gobierno Sandinista.

González participa como conferencista en el Primer Congreso Nacional de Docentes de la Educación Técnica y Formación Profesional, y destaca que este evento es indispensable para sentar las bases de lo que quiere Nicaragua.

“Yo creo que en este evento se están sentando las bases para lograr que la educación técnica sea el pilar fundamental para el desarrollo de Nicaragua. La educación técnica tiene como un componente esencial preparar al hombre no como consumidor, sino como productor”, explica.

Para el experto no hay nada malo en que se consuma o se haga uso de las nuevas tecnologías, pero que es más beneficioso para los países en vías de desarrollo empezar a trabajar con ellas.

Técnicos y obreros calificados son indispensables

Al respecto, subraya que la formación teórica y la universitaria tienen su papel, aunque igual de determinante es contar con obreros calificados y técnicos medios en cualquier especialidad.

González señala este es el enfoque con que se trabaja en Cuba. “En Cuba tienes la opción de estudiar pre-universitario y acceder a la universidad, o tienes la opción en noveno grado de estudiar para obrero calificado, prepararte para un oficio; y técnico medio cuando terminas doce o noveno grado”, refiere.

Sostiene que la educación técnica busca cómo asegurar satisfacción en quienes se interesan en este tipo de preparación.

“En la vida se es feliz porque uno es feliz con lo que hace, no sólo se es feliz por los valores materiales que posee”, expresa.

Educación conforme a las necesidades

González destaca que en el caso de Cuba la preparación técnica prioriza las áreas que están directamente vinculadas a la alimentación, el transporte y la química industrial. Sin embargo, hace hincapié en que esto se implementa en función de las características territoriales.

“Las carreras técnicas se crean respondiendo a una necesidad de los gobiernos municipales”, asegura.

“Con mucho agrado veo que este es el mismo diseño que tiene Nicaragua”, agrega.

En este punto, refiere que las experiencias entre países pueden ser compartidas, pero acopladas a las realidades de cada uno.

“Tenemos que estar abiertos a todas las ideas foráneas que sean válidas, pero siempre cuidando que la identidad de Nicaragua, la identidad de Cuba, la identidad de cualquier país se mantenga”, opina.

El experto cubano recuerda que los intercambios educativos entre Nicaragua y Cuba se remontan a los años ochentas, durante el primer Gobierno Revolucionario, cuando el aporte de la Isla fue fundamental en el desarrollo de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización.

“Yo creo que hace mucho tiempo ese intercambio se está dando en función de la necesidad de ambos países, porque sí quiero dejar sentado que nosotros también crecemos y aprendemos en el intercambio con Nicaragua”, apuntó González.