En el 56 aniversario del Día Nacional del Estudiante, la comunidad estudiantil del departamento de León, rindió un merecido homenaje a los cuatro héroes universitarios que fueron asesinados un 23 de Julio de 1959 a manos de la genocida Guardia Somocista durante una manifestación en contra del asesinato de muchos nicaragüenses en el Chaparral.

La jornada de actividades en honor a Mauricio Martínez, Sergio Saldaña, José Rubio y Erick Ramírez, inició desde tempranas horas con el recorrido de la antorcha de la libertad, el cual inició en el Campus Médico de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-LEÒN) finalizando en la avenida de los héroes y mártires en las cercanías del parque central de la primera capital de la Revolución, ahí, muchos rindieron guardia de honor a los defensores de los derechos de los estudiantes.

“Aquel 23 de Julio, León ratificó su compromiso con el Frente Sandinista de liberación Nacional (FSLN) que estaba precisamente en nacimiento, recordemos que la acción del Chaparral dio lugar a que los estudiantes convirtieran la celebración de los pelones en una marcha de denuncia hacia la opresión somocista y respaldo a la causa del FSLN, hoy en los nuevos tiempos los estudiantes asumen el compromiso pleno con el modelo Cristiano, Socialista y Solidario de luchar contra la pobreza” refirió Evertz Delgadillo, Secretario Político Departamental.

“Nunca podremos igualar a nuestros mártires, sin embargo queremos llegar a obtener la calidad cómo universitarios y para ello damos cumplimiento a su legado, gracias a la nueva etapa de la Revolución hoy tenemos un gobierno que se preocupa por la educación, alcanzando más de dos millones de jóvenes con acceso a la educación superior con gratuidad” destacó Fernando Montes, Presidente del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN-LEÒN).

“Con la lucha de los estudiantes se marcó un periodo en el cual el estudiantado junto al pueblo demostró la necesidad de enfrentarse ante los esbirros que eran capaces de matar, los jóvenes lucharon por la Nicaragua libre, digna y linda, la cual legaron a las nuevas generaciones y para el estudiantado nacional e internacional” expresó la diputada Gladys Báez.

La historia de lucha de la clase obrera y más desposeída de nuestro país ha trascendido las fronteras, logrando ser ejemplo para otros pueblos que hoy ven nuestra Nicaragua como un país aguerrido y solidario. Así lo manifestó el compañero Rubén Berrios, Asesor Presidencial en Temas de Descolonización, quien junto al Magistrado Francisco Rosales y autoridades universitarias participaron en un conversatorio con los estudiantes.

“Nicaragua es un pueblo gentil, amoroso y dadivoso, todo esto al igual que yo es valorado por el pueblo de Puerto Rico, aún no somos un pueblo independiente pero pronto lo será y no lo somos de casualidad, porque somos la última colonia del imperio. Hoy tenemos amigos que están junto a nosotros en esa lucha y Nicaragua en las personas del Comandante Tomás Borge y el Comandante Daniel Ortega hemos logrado mostrarle al mundo nuestra historia” señaló Berrio.

“El pueblo de Nicaragua se mantuvo siempre invencible durante la presencia de la dictadura y por eso insto a la juventud a luchar porque mientras exista marginación social y pobreza, habrá siempre motivos para luchar” dijo Rosales, sobreviviente de la masacre.

Al caer la tarde, todo el pueblo leonés, se desbordó a la avenida de los mártires para ser partícipes del acto central en el que simbólicamente miembros del Ejército de Nicaragua y los estudiantes realizaron un intercambio de armas por libros, como una clara muestra de que la educación es la nueva arma de los nicaragüenses para vencer el analfabetismo y la pobreza.

Así mismo, durante la jornada, se otorgaron reconocimientos a los compañeros Gladys Báez, Rubén Berrios y el compañero Orlando Pineda director de la Cruzada Nacional de Alfabetización en 1980, acciones que hacen de ellos parte fundamental en la historia de Nicaragua y sus procesos de transformación social.