El Embajador de la República de Cuba, Eduardo Martínez, valoró que la noticia del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre su país y Estados Unidos fue recibida en la isla con satisfacción y alegría, porque se trata de una victoria de la Revolución cubana.

“Cuba recibe estas noticias del restablecimiento de relaciones diplomática con una dosis de satisfacción, de alegría, porque al final es una victoria de la perseverancia, de la firmeza de la Revolución Cubana y al mismo tiempo (se recibe) con la debida calma con que uno debe asumir estos procesos que se están desarrollando”, explicó el diplomático cubano, durante una entrevista en el Programa “Estudio TN8” que se transmite por Canal 8 de Televisión.

Martínez mencionó que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, que se concreta con la apertura de embajadas en ambos países, no va a cambiar, de la noche a la mañana, la esencia de las relaciones anormales entre Cuba y Estados Unidos.

“Pero el hecho que se restablezcan ahora, después de 54 años, a partir de un reconocimiento por parte de Estados Unidos de que hay una equivocación en su política y quieren practicar un nuevo enfoque, es un hecho positivo”, aseguró el Embajador Martínez.

El diplomático manifestó que con la apertura de las embajadas concluye una primera etapa en el restablecimiento de las relaciones entre ambos países y comienza otra etapa que es la más larga y la más difícil.

“Sigue el proceso que nosotros le llamamos hacia la normalización de las relaciones, porque las relaciones no son normales”, señaló y aseguró que para la normalización de las relaciones tiene que pasar por temas como el bloqueo.

“No se puede hablar de relaciones normales entre Cuba y Estados Unidos mientras mantengan ellos el bloqueo, mientras mantengan ellos ocupada la base de Guantánamo, mientras no se respete la soberanía y muchas cosas que tienen que tener compensación por los años de perjuicio”, explicó.

Expuso que Cuba reconoce que el Presidente Obama ha dicho claramente que tiene la voluntad de cambiar la política con relación al bloqueo y ha pedido al Congreso que lo levante. “Ese es un paso positivo, hay muchas cosas que él puede hacer, incluso sin el Congreso”, valoró.

Cuba no tiene que ceder nada

El diplomático cubano manifestó que en este proceso de restablecimiento y normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el pueblo cubano no tiene que ceder nada.

“Cuba ni bloquea a Estados Unidos, ni tiene bases en Estados Unidos, ni tiene injerencia en Estados Unidos. Las acciones son unilaterales, quienes tienen que desmontarlas son ellos, nosotros no tenemos nada que desmontar”, afirmó.

“Nosotros no fuimos para una negociación, nosotros no estamos negociando nuestro sistema político. Estados Unidos tiene que cambiar esa política de bloqueo, devolver la base, cambiar su política de injerencia… Cuba está dispuesta a hablar de todos los temas, eso lo hemos dicho, incluso en los que tenemos diferencias”, aseguró el embajador.

Martínez indicó que Estados Unidos tiene que aprender a tener una relación normal con los países, aunque sean pequeños y aunque tengan un sistema distinto.

Dijo que Cuba está optimista, pero sabe que se vive un proceso largo que quizá no dependa de un solo presidente.

“Por eso, es clave este año para ver qué va a pasar en Estados Unidos. Pero nosotros estamos optimistas en el sentido que se siga avanzando; es bueno para los dos países, es algo que beneficia a los dos pueblos, beneficia al pueblo de Estados Unidos que se está privando de tener buenas relaciones con Cuba, visitar Cuba, tener acceso a medicamentos, a cuestiones que nosotros también producimos”, indicó.