El Ayuntamiento de la pequeña localidad italiana de Controne, en la región de Campania (sur), impondrá multas a los dueños de perros que perturben con sus ladridos el silencio del tiempo dedicado a la siesta y el descanso nocturno, según una ordenanza que se conoció hoy.

A los amos de los perros que transgredan la nueva norma se les podrá imponer multas que van de 25 (unos 27 dólares) a 500 euros (unos 545 dólares), según el texto de la disposición municipal publicada ayer, martes, y difundida hoy en medios locales.