Representantes de la solidaridad europea con la Revolución Sandinista y organizaciones latinoamericanas, emitieron la Declaración de Managua al finalizar el III Encuentro Europeo de la Solidaridad con la Revolución Popular Sandinista “Gaspar García Laviana”, que sesionó en la capital nicaragüense en ocasión de la conmemoración del 36 aniversario del triunfo de la épica gesta libertadora.

Massimo Angellini, Presidente del Comité Europeo de la Solidaridad, leyó el documento que contiene 18 puntos y en el cual se expresa el respaldo total de los comités de solidaridad a la exitosa gestión del Gobierno Sandinista, encabezado por el Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, en su lucha contra la pobreza y por la igualdad de género.

Apoyo al Gran Canal Interoceánico

En la declaración, los miembros del Comité expresan su respaldo al proyecto estratégico del Gran Canal de Nicaragua, que impulsa el gobierno nicaragüense, para que el país salga de la pobreza causada por muchos años de guerra, intervenciones militares del imperialismo norteamericano y el saqueo sistemático de los recursos naturales por el colonialismo y el neocolonialismo.

Asimismo, condenan cualquier posible injerencia por parte del Gobierno de Estados Unidos y de la Unión Europea o cualquiera de sus instituciones u organizaciones contrarias al proceso democrático electoral que tenga lugar en noviembre de 2016 en Nicaragua.

Respaldan las demandas del pueblo de Puerto Rico a favor de su libertad, independencia y soberanía y exigen la liberación de los presos políticos que están en las cárceles del imperio.

Los miembros también ratificaron la proclamación de América Latina y el Caribe como zona de paz, acordada en la cumbre de la Celac celebrada en La Habana los días 28 y 29 de enero del 2014.

Además, expresaron su apoyo incondicional al proceso de diálogo por la paz en Colombia, así como el proceso de paz en el país vasco; también exigieron el fin del bloqueo criminal que Estados Unidos mantiene contra Cuba, a la vez que saludaron el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países.

Los miembros del Comité manifestaron su solidaridad con el pueblo griego que ha sido sometido a un proceso de empobrecimiento y secuestro de su soberanía, pero que le ha hecho frente con valentía a la Europa de los mercados y a la llamada troika, conformada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE).

También externaron su solidaridad con la justa causa palestina, que vive bajo una escalada de agresividad del sionismo israelí con el apoyo de la OTAN y Estados Unidos.