Un total de 15 jóvenes universitarios de México se encuentran en nuestro país, luego de haber sido partícipes del acto de celebración del 36 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

El motivo de su permanencia es su colaboración en la rehabilitación de algunos centros estudiantiles y la construcción de viviendas solidarias, iniciativa que forma parte del modelo de intercambio entre ambas naciones.

Uno de los colegios en los que efectuarán trabajos de mejoras es el Centro Educativo Público Benito Juárez, situado en el municipio de Niquinohomo, en Masaya, donde se atiende a 697 alumnos en la modalidad de pre-escolar y primaria, la delegación estará durante varios días realizando trabajos de pintura y cambio de baldosa en el auditorio del centro.

“Nuestro principal objetivo es compartir nuestros conocimientos con los jóvenes de Nicaragua, deseamos aprender del modelo de trabajo de acá; esta es una oportunidad de conocer, enriquecer y compartir todo lo que sabemos. Nos llama mucho la atención que en Nicaragua hay mucha confianza en la juventud la cual está muy organizada y eso es bueno” destacó Magali de la Torre.

“Acá la juventud está muy unida, lo cual es un gran ejemplo para la juventud mexicana. Todos son movidos por una buena causa y es lo que realmente nos motiva a colaborar con ellos. Nosotros esperamos compartir la experiencia que estamos adquiriendo para que muchos de nuestros compañeros se sumen a trabajar con nosotros también” expresó Carol Ramírez.

A lo largo de 18 años, el gobierno de México ha brindado su apoyo al centro educativo de Niquinohomo, lo cual favorece las condiciones de aprendizaje de los menores, quienes cuentan con un espacio digno donde recibir el pan del saber.

“El apoyo es parte de las buenas relaciones diplomáticas que mantenemos con el hermano pueblo de México. No olvidemos que Sandino fortaleció su lucha revolucionaria en ese país y hoy seguimos siendo pueblos hermanos. Gracias a los lazos de amistad, hoy van a ser efectivas las mejoras en nuestro centro de estudio” manifestó Marlon Muñoz, alcalde de Niquinohomo.

“Una vez más estamos recibiendo ese apoyo humano de nuestros hermanos de México, quienes nos apoyarán en la rehabilitación del auditorio y su tarima. Muy agradecidos con este apoyo, porque de esta manera brindamos una educación de calidad a nuestros niños”, dijo Guillermo González, Director del centro.

En total son dos centros educativos los que serán mejorados, en Niquinohomo y Managua; así mismo se edificarán dos viviendas en la capital. A través del intercambio se logrará fortalecer las capacidades de ambas partes.

Rinden homenaje al General Sandino

La delegación juvenil se hizo acompañar del embajador de México en Nicaragua, Miguel Díaz, con quien visitaron la casa museo del General Augusto C. Sandino, donde depositaron un arreglo floral y destacaron los vínculos entre ambos pueblos.

“Estamos rindiendo un homenaje a Sandino, recordemos que él estuvo en México en dos ocasiones y es muy querido en nuestro país, hemos leído su trayectoria y por eso hoy lo honramos y le agradecemos sus palabras cuando dijo que México era su escuela, pero también estamos reconociendo que Nicaragua es una escuela en la que se desarrollan grandes proyectos para mejorar las condiciones de vida del pueblo” destacó el diplomático.

“La historia de Nicaragua es muy bonita y es impresionante cómo el pueblo se mueve, motivados por una sola causa, la de Sandino, me parece interesante que todos tomen de ejemplo al General Sandino porque fue un gran luchador” añadió Carol Ramírez.

Bosco Castillo Titular del Ministerio de la Juventud, señaló que la historia de los héroes de nuestro país ha traspasado las fronteras y es por ello que cada vez son más los pueblos que admiran la valentía de personajes como el General Sandino.

“Nos enorgullece que el mundo conozca de los avances que en materia de restitución de derechos hemos alcanzado, así que dar a conocer nuestra revolución es algo que se enmarca en un voluntariado mexicano y nosotros jóvenes comprometidos” refirió.

La delegación de jóvenes permanecerá en Nicaragua durante diez días, tiempo en el que conocerán más afondo de las tareas que a diario cumple la Juventud Sandinista para aportar al proceso revolucionario.