Desde Nicaragua, donde se encuentran de visita, Los Cinco Héroes Cubanos exigieron la pronta liberación del independentista puertorriqueño, Óscar López, quien desde hace 34 años guarda prisión injustamente en Estados Unidos.

La liberación de Óscar fue demandada desde el Parque Nacional Volcán Masaya, donde las familias nicaragüenses develaron este lunes un significativo monumento en homenaje a Los Cinco.

El compañero Gerardo Hernández, uno de Los Cinco, recordó que López, al luchar por sus ideales, posiblemente sea el preso político con más tiempo en prisión, seguido por Nelson Mandela.

"Esta es una violación a los derechos humanos. De la misma manera en que un día Los Cinco nos alzamos en la victoria y hoy somos libres, también nos corresponde luchar porque un día Óscar esté con nosotros", expresó Gerardo en entrevista con El 19 Digital.

Gerardo destacó que en Nicaragua también hay un fuerte movimiento de solidaridad por la liberación de Óscar López, así como en su momento hubo movimientos por la liberación de Los Cinco.

Clarisa López, hija del independentista Óscar López, quien se encuentra de visita en Nicaragua en ocasión al 36 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, también exigió al imperio la liberación de su padre.

"Estados Unidos pregona ser el precursor de los derechos humanos, y que tiene un Presidente que es un abogado constitucionalista de profesión y Premio Nobel de la Paz, cómo puede criticar la violación de los derechos humanos, cuando en su propio país la violación es crasa como pasó con el caso de Los Cinco Héroes Cubanos", reflexionó.

Manifestó que el hecho que Puerto Rico sea la colonia más antigua, no les hace menos caribeños, e instó a los pueblos del Caribe y Latinoamérica a permanecer unidos y seguir luchando por la independencia de Puerto Rico y la libertad de Óscar López.

"Vivimos con la esperanza que mi papá, a sus 72 años, vuelva a la patria que lo vio nacer", expresó Clarisa, quien además detalló que su padre está encarcelado injustamente desde 1981, y lleva 34 años de prisión en los Estados Unidos. 12 años en aislamiento total.