La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, manifestó que el pueblo nicaragüense venció, triunfó y sigue luchando, en la continuidad de todas las batallas, al rememorar el triunfo de la Revolución Popular Sandinista que fue alcanzado por el pueblo nicaragüense, con el Frente Sandinista, el 19 de Julio de 1979.

Al iniciar el acto del 36 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, Rosario recordó que “cada año, cada julio, nuestra memoria evoca, nuestro corazón invoca aquellos días gloriosos de fragores, combates, batallas, heroísmo sin límite, bravura formidable; espléndida alma nicaragüense encendiendo las teas libertarias en todo el territorio nacional”.

“Y es que vencimos, y es que triunfamos y seguimos luchando; vencimos, vencemos, triunfamos y seguimos luchando en la continuidad de todas las batallas, en delicada sintonía de compromiso por amor y con amor”, aseguró.

Rosario dio apertura al acto del 36 aniversario con la lectura de dos poemas escritos por el cura guerrillero, Comandante Gaspar García Laviana, quien cayó al sur del país combatiendo contra la guardia somocista en la última etapa de la lucha insurreccional.

"A morir/ a morir guerrillero/ que para subir al cielo/ hay que morir primero”, narra el poema "Victoria".

Luego el poema Frente Sandinista de Liberación Nacional: “Somos guaria tropical, recia, delicada, pura / somos la Flor Nacional de Nicaragua / somos la cara final, exacta, justa, completa / somos la hora cabal de Nicaragua / somos la liberación, sola, única, total / somos la Revolución de Nicaragua”.

La Compañera Rosario también resaltó el compromiso de la juventud que está siempre dispuesta al compromiso.

“Aquella juventud dispuesta al sacrificio, esta juventud dispuesta al compromiso; este pueblo grande de Diriangén, de Andrés, de Zeledón, de Sandino, de Rigoberto, de Carlos, de Tomás, de Daniel; jóvenes eternos, jóvenes nicaragüenses, la juventud nicaragüense dispuesta siempre a movilizarnos, a movernos con la fuerza del amor, con la fortaleza de los valientes que nos heredaron esta patria bendita, hermosa, libre, donde seguimos trabajando, soñando, cantando, porque queremos patria y queremos porvenir”, expresó.

Rosario dijo que la Revolución Sandinista “nos hace a todos orgullosos, fuertes, triunfantes, optimistas, seguros”.

Esta es “una Revolución con el pueblo, con Daniel, con el Frente; ¡todos con el Frente! Nos toca, entonces, en esta Revolución seguir haciendo Patria; Patria y Revolución; Patria y Porvenir; Patria y Libertad; Patria y Prosperidad; en amor de Alba; en amor de prójimo; en entusiasmo de pueblo unido; en victoria, en victorias; en bendición, en victorias”, afirmó.

“Consagramos y nos consagramos este día a Dios, a la Virgen y a todos los Santos que alientan nuestros municipios, pueblos y comarcas agradeciendo por un año de vida, salud y fuerza victoriosa; puro amor victorioso y pidiendo bendición para continuar juntos cultivando y cosechando victorias”, añadió.

Rosario saludó a las autoridades de los Poderes del Estado y de las instituciones que participan en el acto, así como a los representantes del cuerpo diplomático y a los miembros de las delegaciones internacionales que asistieron a la celebración.

Especialmente, saludó a los familiares del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino; a los familiares del Comandante Carlos Fonseca Amador; y a los familiares del Comandante Tomás Borge.

Rosario destacó la participación del Primer Vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel; del Vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, quien llegó acompañado de su esposa Rosita Chávez, hija del Comandante-Eterno Hugo Chávez; y de los ex presidentes de Guatemala, Vinicio Cerezo, y de Honduras Manuel Zelaya.

Asimismo, resaltó la participación de los Cinco Héroes antiterroristas cubanos, “símbolos de la resistencia, de la decencia y de la dignidad del pueblo cubano”, quienes llegaron acompañados de sus esposas y familiares.

Gracias a Dios, por la Unidad de la familia nicaragüense!

Al concluir el acto del 36/19, la Compañera Rosario Murillo indicó que tenemos que darle gracias a Dios por la Unidad de la familia nicaragüense.

“Tenemos que darle gracias a Dios porque tenemos vida, salud, fuerza para librar la batalla pendiente; la batalla contra la pobreza; librarla en compromiso firme de bienestar para la mayoría, para los pobres, para los empobrecidos, que hay todavía en nuestra Nicaragua”, expresó.

Debemos “pedirle a Dios en estos actos que son sagrados; porque son actos de pueblos, donde el pueblo muestra además su fe, su confianza… pedirle a Dios que nos dé toda esa salud, esa vitalidad, ese optimismo, esa confianza con la que bendice al pueblo nicaragüense; porque este es un pueblo lleno de esperanza. ¡Que a todos nos anime esa esperanza! Que se eleve, que crezca; para que llenos de esperanza y de alegría sigamos construyendo el porvenir y la Patria de todos; Patria para todos; todos queremos una Patria Linda, Patria Libre y llena de vida. ¡Qué viva nuestra Nicaragua! ¡Qué vivan las familias nicaragüenses, la juventud!”, concluyó Rosario.