Miles de nicaragüenses se dieron cita desde tempranas horas de la tarde en la Plaza de la Fé y la Avenida de Bolívar a Chávez para ser partícipes del acto de celebración del aniversario 36 de la Gloriosa Revolución Popular Sandinista.

Toda la familia revolucionaria llena de alegría celebrando junto al Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo la alegría de vivir en paz y avanzar por las rutas de bienestar.

Poco a poco, la plaza y avenida se fueron colmando de todos los hombres, mujeres, jóvenes y ancianos que se sienten orgullosos de ser hijos de la patria que vio crecer y luchar a miles de nicaragüenses para que hoy todo el pueblo goce de libertad, paz e igualdad, derechos que son posibles gracias al proceso revolucionario.

“Son muchas las razones y victorias alcanzadas por las cuales hoy estamos celebrando los 36 años de nuestra revolución, conmemorando a nuestros héroes y mártires. El pueblo está presente al lado de nuestro Comandante Daniel Ortega, celebrando cada uno de los logros y el bienestar que cada día es evidente en el pueblo” destacó Leslie Hernández.

“Contentísima de estar un año más viviendo con mucha alegría y paz en nuestro país, acá vivimos un cristianismo hermoso, porque compartimos en familia el bienestar, hoy sin importar lo que suceda estamos celebrando que somos libres y es lo que nos llena de regocijo, saber que la lucha de hace 36 años valió realmente la pena” afirmó Thelma Téllez.

A pesar de las condiciones climáticas que se presentaron por algunas horas en la capital, esto no fue impedimento para que familias enteras disfrutaran de lo que es para el pueblo, la más grande celebración de nuestro país. Una fecha en la que se honra la memoria de miles y se asume el compromiso de darle continuidad al proceso revolucionario.

“Toda la juventud se siente feliz porque en Nicaragua hay democracia, todos somos tratados por igual; mientras hayan sandinistas, la Revolución nunca va a dejar de existir. ¡Viva nuestra hermosa Nicaragua libre y bendita!”, expresó Luis Carlos García.

“Hoy celebramos el protagonismo de la juventud, gracias a nuestro comandante Daniel Ortega tenemos la oportunidad de estudiar, salir adelante y garantizar el futuro de nuestro país, es compromiso nuestro garantizar el proceso revolucionario”, destacó William Salmerón.

La unidad de las familias es el reflejo del modelo cristiano, socialista y solidario que impulsa el Gobierno Sandinista, a través del cual se han venido construyendo las nuevas bases del proceso revolucionario.

“Hace 36 años vivimos una epopeya en la que el pueblo mismo transformó el futuro de este país, fueron muchos los que murieron pero gracias a ellos alcanzamos el triunfo que hasta hoy garantiza la libertad del pueblo” afirmó Ramón Molina.

“Todos en familia estamos celebrando una gesta sin precedente en la historia de Nicaragua, la cual es el significado del cambio en el sistema de vida, vivimos bajo un régimen de terror pero gracias a la lucha revolucionaria hoy tenemos la oportunidad de heredarle a nuestros hijos paz, libertad pero sobre todo soberanía” concluyó Alberto Mairena.