El ex candidato a la Presidencia de Chile por el Partido Progresista (PRO), Marco Enríquez-Ominami, destacó que el Comandante Daniel Ortega Saavedra es un mandatario con espíritu transformador, que trabaja de acuerdo a las nuevas realidades.

"Yo no soy parte del gobierno de Michelle Bachelet (presidenta de Chile) pero valoro el impulso transformador, valoro el impulso transformador de Ortega, valoro el impulso transformador incluso de Cristina Fernández (Presidenta de Argentina). Creo que en América Latina estamos conociendo gobiernos progresistas, todos bajo dificultades", señaló Enriquez-Ominami, quien se encuentra en Nicaragua como invitado especial al 36 Aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

En este sentido, el político chileno subrayó que el proceso revolucionario de Nicaragua es un ejemplo al implementar los cambios gradualmente, en tranquilidad y en paz.

Al ser abordado por los medios de comunicación, fue claro en que actualmente Latinoamérica vive nuevos tiempos en que ya no se puede volver a las realidades de los años noventas y 2000.

"El nuevo ciclo no puede depender de las fórmulas del noventa y del 2000”, subrayó.

Nicaragua sueña en grande

Enriquez-Ominami también se refirió al Proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, señalando que este es un proyecto muy ambicioso y de grandes alcances.

“Ustedes están embarcados en un proyecto grande”, señaló.

“Los países que sueñan en grande tienen que hacer proyectos grandes”, añadió.

Dos naciones diferentes, pero con muchas cosas en común

Valoró como de vital importancia el hecho de que Nicaragua sea un país con altos niveles de seguridad “en medio de un panorama de inseguridad continental”.

Aseguró que si bien entre Chile y Nicaragua existen claras diferencias en cuanto al desarrollo económico y social, ambas naciones tienen un espíritu de rebeldía respecto a lo que llamó "democracias bancarias".

Ante ello dijo que hay la necesidad común de vivir juntos y de hermanarnos, “de construir diplomacias de los pueblos, diplomacias de convicciones y en los foros multilaterales actuar juntos".

Aseguró ser un admirador del Comandante Daniel desde su juventud, por ser éste una figura inspiradora.

Al respecto, recordó que tanto Chile como Nicaragua tienen un pasado revolucionario similar, y dio como ejemplo que así como hubo nicas apoyando a Salvador Allende, también muchos chilenos estuvieron en el Frente Sur combatiendo a la Guardia durante los momentos más duros de la lucha contra la Dictadura Somocista.