“Según los informes globales, actualmente somos la economía número 17 del ranking mundial y seremos la número 15 dentro de dos años”, afirmó Ahmadineyad.

El jefe del Estado iraní instó a todos los ciudadanos a contribuir al desarrollo del país, que es una prioridad para su Gobierno, apuntó.

El mes pasado el ministro de Economía de la República Islámica, Seyed Shamseddin Hosseini, declaró que el PIB iraní se había duplicado en los últimos cinco años y añadió que el crecimiento económico demuestra la habilidad de Irán de contrarrestar exitosamente las sanciones occidentales.

Las potencias occidentales llevan meses 'apretándole las tuercas' a Irán a través de diferentes sanciones económicas para obligar a las autoridades persas a que abandonen su programa nuclear, que, en opinión de Occidente, está dirigido a la "creación de una bomba", pese a que Teherán afirma que tiene fines puramente pacíficos.