Autoridades de la Alcaldía de Ciudad Sandino, junto a pobladores de la zona 2, inauguraron casi tres mil metros cuadrados de calles. Una obra que viene a beneficiar a unos 300 pobladores, quienes afirman que en el pasado quedaron los días en los que sufrían constantemente por el polvo y el lodo que se formaba.

Antonio Castillo, secretario del Concejo de la Alcaldía de Ciudad Sandino, explicó que Calles para el Pueblo, uno de los programas más emblemáticos del gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, ha llevado a los pobladores del municipio “tranquilidad, trabajo, impulso económico, ya que gran parte de la población se ha integrado a levantar las calles, además que se restituye el derecho a la población a tener mejores condiciones y mejorar la sanidad”.

Hasta el momento se han invertido 15 millones 300 mil córdobas en la ejecución de siete proyectos de calles para el pueblo en el municipio.

A la par, se han remodelado cuatro parques, uno de ellos ubicado en la zona 2, donde unos 150 niños y niñas ahora pueden jugar de manera segura al contar con calles dignas alrededor del parque.

Maribel Ortiz, una de las protagonistas de esta nueva restitución de derechos del Gobierno Sandinista, comentó que “Esto es una gran bendición porque el polvo que se venía antes ya no nos va a afectar. Este proyecto que nos ha traído el gobierno viene a beneficiar a toda la cuadra y a varias comunidades”.

También dijo que con la ejecución del adoquinado de calles, disminuirán las enfermedades virales a causa del piquete del zancudo, que aumentaba producto de las charcas que se hacían.

Luis Portobanco, aseguró que “esta es una transformación importante, porque antes era tipo cauce. En este año cambia todo porque ya no hay zancudos, charcos, toman más valor las casas y la zona con mayor seguridad”.

Fidelina Parrales, mencionó que el mal estado de las calles era un peligro para los adultos mayores que se escapaban de caer por la irregularidad de las mismas.

“Cuando habían charcas y por los hoyos los ancianos se tropezaban, los niños no podían jugar en las calles ni en el parque, porque no era seguro”.

“Ahora el parque tiene luminarias, está bonito y las calles están compuestas a como tanto lo deseábamos”, culminó.