El Ministerio de Educación (Mined) llevó a cabo este martes el concurso nacional “Declamando a Darío”, en el que participaron 38 estudiantes provenientes de colegios públicos y subvencionados del país.

La jornada se realizó en saludo al 36 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista y en conmemoración a los 127 años de haber sido publicado el libro “Azul…”.

Estos talentosos declamadores, para poder llegar hasta el concurso nacional tuvieron que competir a nivel de escuela, municipal y departamental.

De los 38 estudiantes, se elegirán a tres varones y tres mujeres; aquellos que declamen mejor las obras del Padre del Modernismo.

Estos niños y niñas, para poder ser parte de este selecto grupo nacional de declamadores, tuvieron que tener dominio del poema, adoptar una postura y movimiento adecuado, un alto tono de voz y una excelente expresión oral.

“Cantos de Vida y Esperanza” fue declamado por Melvin Arróliga Dolmus, quien estudia en el centro escolar Pavón Número 1, ubicado en San Carlos, Río San Juan.

“Declamar es una pasión que se siente en el corazón. Uno se siente alegre, por eso lo declamamos con fuerza y sin pena”, afirmó este menor.

Sobre la importancia de este tipo de concursos escolares, el niño Yareth Alejandro González Calero del Colegio “Guillermo Ampié Lanzas”, ubicado en La Concepción, Masaya, dijo que así ellos pierden el miedo a ponerse frente al público.

Sobre la obra de Darío, externó que “Me parece muy importante porque a los niños nos están fomentando la importancia de conocer la vida de Rubén Darío”.

Alisson Samanta Solari Montoya, estudiante del colegio Monseñor Lezcano La Salle, declamó “Abrojos”, comentó que a ella le ha ayudado a “reconocer y respetar lo que fue Rubén Darío y las obras que son todas muy importantes”.

“No creer en falsas promesas, darnos a respetar y no jugar con los sentimientos de las personas es parte del mensaje de mi poema” reiteró.