Previo a la visita del presidente de Taiwán Ma Ying-jeou a nuestro país, las familias que residen en el Proyecto Taiwán-Ciudad Belén se declararon felices por estar habitando en este lugar, que fue construido gracias a fondos solidarios brindados por esta nación asiática.

Los pobladores señalaron que sus vidas han cambiado y ahora viven con tranquilidad y seguridad gracias a la decisión del presidente Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo Zambrana, de construir estas viviendas para las familias afectadas por los fenómenos naturales.

El señor Miguel Obando, quien se dedica a trasladar personas con su "caponera”, se declaró un hombre muy feliz por emprender una nueva vida en Ciudad Belén y de tener la oportunidad, agradecería personalmente al presidente Daniel y al mandatario Ma Ying-jeou, por ayudarles a cambiar sus vidas.

“Vivir aquí ha sido un cambio trascendental, gracias a nuestro gobierno, a la restitución de derechos, al hermanamiento del pueblo de Taiwán que designó los fondos para que nosotros pudiéramos tener una casa digna, un techo digno. Porque de vivir a la orilla de un cauce, peligrando; de vivir en zozobra en cada lluvia; estar afuera con tus hijos; a estar en la tranquilidad, es algo que hay que agradecerle a Dios y a nuestro gobierno y al hermano pueblo de Taiwán que ha hecho posible estas felicidades”, declaró Obando.

Un gobierno que invierte en el pueblo

Este joven que ronda los 30 años vive en Ciudad Belén hace 7 meses junto a su esposa y tres hijos, a los que alimenta gracias al trabajo que realiza con su “caponera” desde las seis de la mañana hasta las 7 de la noche.

“Si tuviera la oportunidad de saludar al presidente de Taiwán, primeramente le daría las gracias por su empeño de vernos y darnos una vida mejor. Estas casas no es cualquier gobierno el que te lo va a dar, miramos que estuvimos 16 años y pasaron cualquier clase de tragedias y esos gobiernos nunca se preocuparon y la preocupación de nuestro gobierno de buscar quiénes nos dieran un techo digno; entonces, le diera las gracias primeramente y decirle que el pueblo de Nicaragua y las familias de Ciudad Belén, y creo que hablo por todos, agradecidos grandemente con ellos”, agregó.

Manifestó que la visita del presidente Ma a Nicaragua, confirma que existe muy buena amistad entre ambos pueblos y gobierno.

Roberto Jirón, también resaltó que ahora su familia vive con tranquilidad y seguridad, gracias a las nuevas viviendas que construyó el Gobierno Sandinista. Atrás quedaron las noches de zozobra y miedo que pasaba su familia en cada invierno, pero gracias al buen uso del dinero otorgado por Taiwán la vida le sonríe a miles de familias, particularmente a la de este señor.

“Gracias al comandante Daniel vivimos en estas casas y le pido a Dios que le dé más vida y muchos bendiciones. Y al gobierno de Taiwán, le digo muchísimas gracias y que sigan bendiciendo a los pobres”, declaró Jirón, que al tener su propio hogar, dejó de pagar alquiler y ahora ese dinero lo ocupa para la alimentación de sus hijos.