Recientemente, trascendió a nivel mundial la noticia de que un grupo de científicos había predicho que una baja en la actividad solar podría producir una “mini era de hielo” en la Tierra.

La información se dio a partir de una presentación de la Real Sociedad Astronómica de Gran Bretaña, en la que expusieron un estudio sobre las manchas solares, del cual se concluye que la actividad del Astro Rey bajará en las próximas décadas.

La matemática Valentina Zharkova, quien dirigió el estudio, efectivamente descubrió que las ondas magnéticas que producen las manchas solares (asociadas con altos niveles de actividad) estarían disminuyendo de forma inusual.

Sin embargo, el trabajo nunca menciona cómo esto afectaría el clima en la Tierra. Ni siquiera menciona la frase “mini era de hielo”.

Según un artículo publicado en The Washington Post, esta confusión tiene su base en un período llamado Mínimo de Maunder (1645-1715), en el que las manchas solares prácticamente desaparecieron: sólo se observaron aproximadamente 50 manchas en lugar de las entre 40.000 y 50.000 manchas típicas.

Este período coincide con la pequeña Edad de Hielo que sufrió Europa y otras partes del hemisferio norte, no obstante no se ha comprobado a ciencia cierta que la actividad solar haya tenido alguna influencia y más bien se piensa que fue provocada por la intensa actividad volcánica que arrojó gran cantidad de cenizas a la atmósfera.

De todas maneras, estudios que correlacionan la actividad solar y las temperaturas globales predicen que ésta podría bajar aproximadamente 0.3 grados Celsius, lo que no es suficiente para contrarrestar el incremento de entre 1 y 5 grados que podría sufrir el planeta debido al calentamiento global en las próximas décadas.