Familiares y amigos dieron el último adiós a la joven Katherine Ramírez Delgadillo y a los menores José Efraín Ramírez y Aura Marina Reyes, quienes fallecieron tras un operativo policial en el sector de Las Jagüitas el pasado 11 de julio.

La emotiva despedida inició con un responso que ofició el Padre Neguib Eslaquit ante la presencia de los familiares de las víctimas, compañeros de escuela de los menores, amigos cercanos y el acompañamiento solidario del Gobierno Sandinista, por quien se hicieron presentes hoy la Ministra de Educación, Miriam Raudez y de la directora ejecutiva de Inifom, Giomar Irías.

El domingo, este acompañamiento se hizo efectivo con la presencia de la Alcaldesa de Managua, Daysi Torres; el secretario general de la comuna capitalina, Fidel Moreno; la secretaria del Concejo Municipal, Reyna Rueda; la ministra de Salud, Sonia Castro; y la titular del Ministerio de la Familia, Marcia Ramírez, entre otros.

El mensaje del Padre Eslaquit se basó en el consuelo que viene de la Palabra de Dios y su promesa de la resurrección en el Cielo y la Tierra Nueva.

“Estamos aquí no solamente conmovidos, acompañando a esta familia; que como familia tiene un dolor inmenso, un dolor profundo, un dolor que desgarra lo más intenso de las entrañas, sino que nos reunimos como familia nicaragüense, porque los nicaragüenses nos acompañamos en los valores de familia y en esa moral cristiana, nos acompañamos en los momentos de la alegría, pero también nos acompañamos, nos abrazamos y lloramos en los momentos de dificultades y en los momentos de la muerte de nuestros familiares y de nuestros seres queridos”, indicó el párroco.

El sacerdote también oró por los dos menores Miriam y Axel Reyes que continúan hospitalizados para que el Señor les devuelva su salud y puedan estar pronto con sus familias.

La Primera Comisionada Aminta Granera también se presentó a las honras fúnebres y nuevamente transmitió su pésame y solidaridad para con los familiares.

Posteriormente los féretros fueron trasladados hacia el Cementerio Jardines del Recuerdo, en Ticuantepe, donde se realizó un culto en la capilla del lugar y luego fueron enterrados uno al lado del otro en dicho Camposanto.

El triste momento hizo derramar lágrimas a los familiares de las víctimas de esta tragedia, quienes hoy buscan en Dios el consuelo para superar este trago amargo.