Doña Petrona de Jesús Artola, es enfermera de profesión y desde hace 7 años se encuentra desempleada, pero no sin trabajo, a como ella mismo lo afirma, pues durante ese periodo ha encontrado en la soya una fuente de ingreso que le permitió fundar una pequeño negocio que llamó “Alimentos de Soya Victoria”.

El nombre de su negocio no es producto de la casualidad. Doña Petrona relata que tras dejar de trabajar en una clínica privada, Dios la iluminó y le dio la idea de promover productos a base de soya, lo que le ha servido como una opción de trabajo digna.

“Dios me ha dado muchas victorias en la vida; además, la única nieta que tengo se llama Victoria, siendo que en esa niña Dios me ha dado también la victoria”, cuenta doña Petrona, desde su espacio que tiene en el Parque de Ferias del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria y Asociativa, que brinda respaldó a mujeres muy emprendedoras.

La vinculación de doña Petrona con la soya data desde hace 40 años, cuando comenzó por recomendación médica a consumir los diversos productos hechos a base de esta leguminosa, fundamentalmente leche, queso, carne y otras variedades.

“Estoy con esta microempresa en el mercadito de San Judas todos los días y los fines de semana en el Parque de Ferias. La soya es un frijolito que pertenece a las familias de las legumbres y por esa razón tiene propiedades alimenticias, propiedades curativas y también tienen propiedades hormonales”, afirma.

Doña Petrona espera con ansias el fin de semana, debido a que los sábados y domingos son sus mejores días de venta. Su pequeño negocio lo fundó hace 7 años en el Mercado Roger Deshón, en el barrio San Judas, y desde hace 4 meses está llegando a la Feria.

“En la Feria me ha ido muy bien, gracias a Dios, y creo que el Parque Nacional de Ferias es una alternativa para las personas que por una u otra razón estamos desempleados siendo profesionales. Para mí es una alternativa y me ha ido muy bien”, refiere doña Petrona.

Convertirse en protagonista de este espacio no fue muy complicado; al contrario, afirma Petrona, pues otra comerciante le platicó que el Gobierno Sandinista está dando oportunidades a las mujeres emprendedoras, sobre todo a aquellas que ofertaban productos alternativos o relacionados con la medicina natural.

Al escuchar la oferta, no lo dudó, recibió capacitaciones por parte del Ministerio de Economía Familiar y ahora es parte importante de la feria, a la que acude regularmente todos los fines de semanas. Doña Petrona trabaja con sus propios recursos, de la venta logra llevar el alimento diario a su hogar y es ahora que cuenta con un gran respaldo de las autoridades del Gobierno.

Aunque reconoce que el consumo de derivados de soya aún es bajo, esto se debe al desconocimiento de las propiedades de este producto de origen vegetal.

“Cada día gana más adeptos, algunos no lo consumen por desconocimiento, pero cuando comienzan a probar y van conociendo su valor nutritivo, van cambiando sus hábitos alimenticios”, dice doña Petrona.

Por eso y muchas más ventajas, doña Petrona trabaja fuertemente para que cada nicaragüense vaya conociendo y aprendiendo más de la soya, pues su consumo regular trae grandes beneficios a la salud humana.

“Ofrezco leche de soya en su presentación natural simple y con azúcar y en sabores artificiales como frambuesa, banano, chocolate; también ofrezco cereales enriquecidos con soya especial para diabéticos, que no tiene ni cacao, ni maíz; tengo un cereal especial de soya pura para alimentarse; también el choricito de la soya”, destaca Petrona.

La leche de soya ayuda a reducir el colesterol, ofreciendo una dieta baja en grasas saturadas, realmente muy saludable para combatir el riesgo de padecer cardiopatías.

Además, las proteínas vegetales que la soya contiene disponen la ventaja de reducir la pérdida de calcio por los riñones.

Si quiere probar un producto alternativo, natural y que le ofrezca ventajas sobre su salud, no dude en darle una oportunidad a la soya para comprobar sus resultados.