A las 11 de la mañana del 11 de julio de 1979, un grupo de jóvenes guerrilleros apoyados por el pueblo, logró tomarse el último reducto que había de la guardia somocista, ubicado en la torre del Santuario de Esquipulas, en el municipio de El Sauce.

En el marco de celebración del 36 Aniversario del Triunfo de la Revolución Popular Sandinista, miles de jóvenes, mujeres, hombres, niños, niñas y ex combatientes históricos se congregaron para celebrar la liberación del municipio de El Sauce, en el departamento de León, como lo han venido haciendo año con año desde 1979.

Entre bailes, cantos y poesía, las mujeres, la juventud y los ex combatientes aseguraron que a 36 años son muchas las victorias alcanzadas para celebrar con júbilo los hechos históricos sucedidos el 11 de julio de 1979.

La alcaldesa del municipio, compañera Rosa Amelia Valle, expresó que para los sauceños esta celebración es muy importante, porque además de recordar a los guerrilleros que emprendieron esa lucha para erradicar el somocismo del municipio, se celebran cada uno de los programas de restitución de derechos que impulsa actualmente el Gobierno Sandinista.

"Hemos avanzado en la educación y los programas sociales de nuestro Gobierno, con el Comandante Daniel al frente (…) el tema del Plan Techo, salud, educación, la restitución de derechos a los adultos mayores, la participación de las mujeres en todos los espacios y la promoción de valores en la familia", declaró por su parte Janiré Álvarez, secretaria política del Frente Sandinista en el departamento de León.

Karla Arróliga, quien participó de la celebración, afirmó que las mujeres sauceñas celebran los triunfos y logros del Gobierno Sandinista, que ha restituido derechos a las mujeres como madres de familia y jefas de hogar, creando mayores oportunidades de desarrollo con programas educativos, de financiamiento y capacitación.

"Hoy afianzamos un modelo mejor, venimos cada día esforzándonos, creando mejores condiciones de vida para las familias, para la juventud con proyectos como el Bono Productivo, que me entregaron para generar trabajo en mi familia, y que lo he multiplicado y ya tengo una pulpería", dijo María Gadea, de la comunidad Ocotal.