Los Juegos Panamericanos de Toronto-2015 arrancaron con la vara muy alta de un espectáculo exclusivo del famoso Cirque du Soleil, antes de que comiencen a pleno las competencias que prometen una encarnizada lucha por el segundo lugar entre Canadá, Cuba y Brasil, detrás de Estados Unidos.

Con un excepcional despliegue, la sorpresa mayor de la fiesta inaugural fue el salto en paracaídas del campeón olímpico Donovan Bailey desde la CN Tower, que durante 34 años hasta 2010 fue la torre más alta del mundo con 553 metros.

Como integrado en el espectáculo, luego desfilaron unos 6.000 atletas de las 41 delegaciones que competirán hasta el 26 de julio en los Juegos.

El Cirque du Soleil, un emporio artístico con más de 2.000 artistas que ha recorrido el mundo, ideó un show especial basado en el deporte.

“Hemos realizado unos 1.000 eventos, incluido el Super Bowl (fútbol americano), pero este es el primero de una ceremonia de apertura. El proyecto es igual a un espectáculo de 20 años de vida“, dijo Yassmine Khall, directora ejecutiva del Circo en rueda de prensa.

Unos 425 artistas se desplegarán en escena en la producción más grande realizada por esta enorme organización artística creada en 1984 en Canadá por los ex artistas callejeros Guy Laliberté y Daniel Gauthier.

Más de 40.000 personas asistieron al espectáculo en el Rogers Centre, la casa de los Toronto Blue Jays del béisbol canadiense, y se estima que 380 millones verán la ceremonia por televisión.