Vitalis e Indre Bagdzeviciuis, el matrimonio lituano que reside en Nicaragua desde hace 14 meses y que trabaja en la producción de dulces a base de maní, ratificó su decisión de permanecer y contribuir al desarrollo del país.

Los Bagdzeviciuis conocieron del país a través de internet y luego de haber estado en otras naciones, como Filipinas y Vietnam, en busca de un lugar donde tener un clima agradable, menos contaminado ambientalmente y con seguridad ciudadana y jurídica.

Todo eso lo encontraron en Nicaragua, lugar donde esperan residir por mucho tiempo, tanto así que están invirtiendo sus recursos económicos en la instalación de una pequeña planta de producción de dulces, algo que Indre realizaba en su país.

“Nosotros compramos boleto de avión sin regreso a Lituana”, expresa Vitalis, un hombre que tiene 4 hijos, dos de ellos mayores de 25 años y que estudian en países europeos.

Vitalis e Indre hablan poco español, ella sin embargo ha sido muy estudiosa, sabe a la perfección el ruso, el inglés, francés y español.

“Nicaragua nos gustó por su buen clima, por su buena gente y buen clima para negocios y para inversión. No veo otro país cuyo gobierno ayude mucho a los pequeños negocios y el nicaragüense sí lo hace. Nos sentimos felices en Nicaragua y venimos para vivir toda nuestra vida”, resalta Vitalis.

La pequeña empresa de este matrimonio lituano se llama Vivus Group, actualmente están produciendo el Vivu Dulces, un maní saborizado con diferentes frutas nicaragüenses.

El nombre de la empresa proviene son las iniciales de los nombres de Vitalis, Indre, y sus hijos Vilius y Urte, la más pequeña de esta familia lituana.

Vitalis destaca que en Nicaragua existen muchas frutas y semillas a las que se les puede dar valor agregado, algo que están realizando con el maní, pero sus metas son trabajar con otras especies y expandir el negocio.

La empresa está en formación y actualmente se les puede ver los fines de semana en el Parque de Ferias del Ministerio de Economía Familiar, donde reciben el respaldo de esta institución del Gobierno Sandinista que viene respaldando a los pequeños empresarios emprendedores nicaragüenses y en este caso a este matrimonio lituano.

Nicaragua es un país que produce maní, pero la gran parte de la producción en un 99% es exportada a otras naciones, particularmente a Estados Unidos y Europa, donde al grano se le da valor agregado. Actualmente compran a una empresa exportadora que al conocer de su proyecto, han decidido darles el respaldo.

“Nosotros buscamos socios comerciales o compañías, o gente que pueda ayudar a vender para nosotros y podemos producir diferentes productos, tenemos muchos planes, pero no tenemos tiempo para producir estos otros productos, tenemos planes de hacer una gran planta”, dice Indre, que al conocer del Ministerio de Economía Familiar, solicitaron el apoyo y las autoridades inmediatamente brindaron el respaldo a su iniciativa.

Agregó que en nuestro país existen muchas plazas donde pueden colocar su producto, como las pulperías, centros comerciales y supermercados.