La solidaridad de los pueblos del mundo hacia la Revolución Sandinista perdura a través de los años, y eso es ratificado por un grupo de internacionalistas alemanes que visitan Nicaragua, promoviendo diferentes actividades de fortalecimiento de la hermandad entre nuestras naciones.

La comitiva alemana compuesta por 10 personas, es coordinada por la compañera Christel Shermel, quien también forma parte del comité de restauración del mural “Testimonio de la lucha del pueblo nicaragüense - Monimbó 1978”, ubicado en Berlín, del pintor primitivista nicaragüense Manuel García Moia.

La visita igualmente responde a su interés de participar en la carrera internacional El Repliegue.

Los internacionalistas alemanes fueron recibidos en el Palacio de la Cultura, por la compañera de la Dirección de Relaciones Internacionales del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Ivonne García Meléndez. Los visitantes compartieron con jóvenes nicaragüenses que escucharon el sentimiento que profesan a la revolución y al arte primitivista de Nicaragua.

“Es el quinto año que vienen a Nicaragua respaldando el famoso mural de Berlín, este mural recientemente en el 2013 fue demolido por razones de seguridad, porque estaba deteriorándose y la intención del grupo es, si es posible, recorrer el mundo tratando de conseguir financiamiento para restaurar el mural (...) nosotros estamos dando a conocer la existencia de este grupo y su lucha por restaurar nuevamente el mural”, señaló García.

Shermel, por su parte, manifestó que el pueblo alemán reconoce los Nuevos Tiempos que vive Nicaragua con la Revolución Sandinista.

“Esta visita tiene tres objetivos: uno, la cultura; dos, el maratón (de El Repliegue); y tres la solidaridad. Y somos representantes de la iniciativa del mantenimiento del mural del pueblo nicaragüense Monimbó 1978”, dijo Shermel, quien resaltó que antes de la caída del muro de Berlín, la entonces República Democrática de Alemania respaldó solidariamente a Nicaragua.

Cuando se le preguntó qué opina de la actual Nicaragua, Shermel respondió que ha venido al país en varias ocasiones y ha visto los cambios y el desarrollo que han venido gestándose.

“He venido desde hace años a Nicaragua. Yo digo la verdad y no voy a mentir: Nicaragua va adelante”, dijo Shermel con la ayuda de un intérprete.

“Al pueblo nicaragüense le tenemos gran cariño y amor (…) somos conscientes de su folclor y arte, y está formándose, y el Gobierno hace mucho para que el pueblo esté bien formado y eso lo sentimos”, agregó la internacionalista Shermel.

Por la restauración del mural en Berlín

El mural berlinés “Testimonio de la lucha del pueblo nicaragüense - Monimbó 1978”, que tiene una superficie de 255 metros cuadrados, fue inaugurado el 27 de agosto de 1985, y refleja la lucha del pueblo nicaragüense por defender su libertad y su soberanía frente a la dictadura somocista; además, destaca la laboriosidad e ingenio de los artesanos del barrio Monimbó, nuestras raíces culturales e indígenas.

Fue calificado como uno de los testimonios más bellos y más grandes en toda Europa de la pintura primitivista de Nicaragua.

El autor de la obra, en una entrevista con medios alemanes, destacó que el mural refleja el anhelo humano de paz, su repudio hacia la violencia y la opresión, reflejando a la vez la vida cotidiana de su pueblo en el marco de la cultura heredada.

El mural se ubica en Berlín, en Monimbo-Platz, y es considerado un ícono de la ciudad. En 2005, éste fue restaurado; sin embargo, en el año 2013, debido a desprendimientos de grandes pedazos del enyesado, éste tuvo que ser derribado. En su lugar, la pared fue pintada totalmente de blanco.

Por este motivo, se activó una iniciativa ciudadana que está recaudando dinero y recoge firmas a favor de la restauración del mural. Hay mucho aliento de parte de los ciudadanos de Berlín y Brandemburgo por esta causa.