Con el objetivo de fortalecer el Modelo de Prevención de Violencia, la Policía Nacional junto la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dieron por concluido el Curso de Especializaciones Criminales con Énfasis a la Violencia de Género y Prevención, en el que participaron 25 oficiales miembros de la Comisaría de la Mujer a nivel nacional.

Dicha capacitación tuvo una duración de 160 horas prácticas, lo cual permitirá a mediano plazo mejorar las atenciones a los ciudadanos que se encuentren en situaciones de desentendimiento familiar, tomando en cuenta que la institución policial es la encargada de estar al frente del proceso investigativo.

“Nuestras compañeras egresadas se han especializado en el ramo de la investigación, la cual se realiza desde la escena del crimen hasta la recolección de evidencias, custodia de las mismas, informe final y todo lo relacionado al proceso investigativo, permitiéndoles de esta manera brindar un servicio de mejor calidad”, refirió la Comisionada Mayor Erlinda Castillo, Jefa de la Comisaría de la Mujer a nivel nacional.

“Con dicho curso estamos dando cumplimiento al mandato de nuestro Presidente de trabajar de manera más eficiente y atender a la mujer y las familias con mayor eficiencia”, agregó.

Actualmente nuestro país cuenta con un total de 391 investigadoras, sin embargo el reto de la Policía Nacional es incrementar este número, de manera que se fortalezca el trabajo las Comisarías de la Mujer en función de la atención hacia las usuarias y las familias.

“El proyecto impulsado por nuestro organismo ha venido a contribuir a los planes nacionales del Gobierno de Nicaragua, sobre todo apoyando a la Policía Nacional en el proceso de especialización de las oficiales, al igual que en Nicaragua, nosotros hemos brindado acompañamiento a proyectos similares en siete países de la región, sin embargo acá nos hemos enfocado en el tema investigativo con un enfoque de género” manifestó Paola Zepeda, representante de OIM en Nicaragua.

Por su parte, las nuevas investigadoras afirman que el compromiso de trabajo es mayor, tomando en cuenta que a través de su labor contribuirán de manera sustancial al proceso investigativo, puesto que serán ellas las encargadas de realizar los trámites correspondientes al levantamiento de información y evidencias.

“El curso nos permite contar con nuevas herramientas para trabajar junto a las víctimas, nosotros nos hemos enfocado en el desempeño de inspecciones oculares y cadena de custodia, permitiéndonos de esta manera brindar un servicio de calidad” refirió la Sub Inspectora Hellen Maradiaga, Comisaría de la Mujer, en León.

“De esta manera vamos a mejorar los servicios que brindamos a la población ya que adquirimos nuevas técnicas de trabajo como los mecanismos de captación de información, cadena de custodia, factores que son sumamente importante a la hora de realizar una investigación”, concluyó la Sub Inspectora María Vega.