Un total de 400 familias del barrio Germán Pomares de la ciudad de Masaya cuentan desde hoy con muchas más horas del servicio de agua, gracias al trabajo coordinado entre la comunidad y la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal).

En el proyecto de mejoramiento de la red se invirtieron más de 100 mil córdobas. Básicamente estas familias pasaron de recibir agua potable durante 3 horas cada dos días a 18 horas en este mismo lapso de tiempo.

De acuerdo a Xiomara Potosme, delegada departamental de Enacal, las dificultades que pasan esas familias eran tan graves que en época de verano la institución llegó incluso a abastecerles del vital líquido a través de camiones cisternas, debido a que el agua no llegaba a las viviendas.

Es importante destacar que el proyecto fue ejecutado desde el modelo de responsabilidad compartida, pues los pobladores apoyaron a la institución en las labores de zanjeo.

La pobladora María Lourdes Pavón aseguró que hasta hace poco ellos hasta tenían que comprar el agua en otros barrios y acarrearla en carretones para poder hacer los quehaceres del hogar.

“Ahora aunque nos desvelemos tenemos el agua, gracias a Dios y a nuestro Gobierno”, indicó.

Los habitantes de este barrio señalaron que el desabastecimiento de agua duraba hasta dos meses continuos, ante lo cual se unieron para trabajar con Enacal y así mejorar las malas conexiones.

Maritza Blas Jiménez, explicó que en la parte alta del barrio el agua llega a las 8 de la mañana y permanece durante todo el día, mientras que en las partes altas el abastecimiento es desde las 10 de la noche hasta las primeras horas del día siguiente.