Conductores responsables y con todas las habilidades necesarias para salir con seguridad a las vías, es lo que busca el examen práctico que realiza la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional.

Este viernes, una buena cantidad de jóvenes y adultos fueron sometidos a la rigurosa prueba, ya sea para adquirir por primera vez la licencia como para adicionar una nueva categoría.

En esta tuvieron que demostrar que están preparados para abordar un vehículo y desplazarse libremente por las calles y carreteras respetando las señales de tránsito.

El subcomisionado José Guevara, Jefe de Educación Vial, explicó que los aspirantes tienen que pasar cuatro exámenes. Los dos primeros, el de la vista y el psicológico, son aplicados en la Cruz Roja; mientras que en la Dirección de Tránsito recaen tanto el examen teórico como el práctico.

Para dar una idea de lo riguroso de estas pruebas, basta decir que sólo el teórico debe ser aprobado con un mínimo de 80 puntos.

Según el subcomisionado Guevara, la prueba práctica verifica la capacidad de maniobrabilidad de los conductores, es decir, si tienen el dominio y la destreza adquirida en una escuela de manejo o con la orientación de otra persona.

“Estamos certificando si la persona tiene la capacidad, la destreza y la habilidad para poder retroceder correctamente, estacionarse y si conoce las señales en la vía. Después de aprobar estos dos ejercicios, la persona sale con el instructor a hacer un recorrido por las calles de Managua y conocer si hace uso de las señales correspondientes, si hay respeto de las zonas peatonales, etc.”, subrayó el jefe policial.

Seguridad al volante es fundamental

Para quienes se sometieron al examen pasar por una escuela de manejo es de mucha ayuda, pues así al momento de la evaluación van mejor preparados tanto en lo teórico como en lo práctico.

“Uno maneja con más precaución, conoce las leyes, las normas de tránsito y circula con mayor libertad y confianza”, dijo Elizabeth Mejía.

Con no menos confianza se mostró la jovencita Ángeles Rodríguez.

“Me siento preparada, siento que estoy lista para lo que sea que me pidan. He practicado mucho, tengo rato de estar practicando para empezar a manejar”, indicó.

“Uno tiene que saberse las normas de la Ley 431. Hay que saber qué significa cada señal de tránsito, qué significan las señas que hace el policía”, agregó Rodríguez.

Ante la rigurosidad de las pruebas, el subcomisionado Guevara indicó que esto debe ser así, pues de ello depende la vida del conductor y de los ciudadanos que se desplazan por la vía.