Tal y como publicaron hoy los medios alemanes Der Spiegel y Frankfurter Allgemeine Zeitung , Barack Obama ha emprendido una campaña para abogar por la permanencia de Grecia en la zona Euro, posición a la que se oponen la canciller alemana Angela Merkel, cuyo gobierno es uno de los mayores acreedores de la deuda, y la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Ante las insistencia del gobierno de Estados Unidos, el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, hizo una irónica propuesta a Jack Lew, secretario del Tesoro de Estados Unidos: que la Unión Americana se haga cargo de Grecia y que la Unión Europea adopte Puerto Rico.

En efecto, la economía del país latinoamericano, que tiene un estatus práctico de colonia de Estados Unidos, atraviesa también por un escenario delicado. El gobernador Alejandro García Padilla aseguró esta semana que el país podría llegar a la situación en la que Grecia se encuentra si no impulsa cambios urgentes.

"Le ofrecí a mi amigo Lew que podríamos adoptar a Puerto Rico en la Eurozona si EU estaba dispuesto a acoger a Grecia en el dólar. Él se lo tomó como una broma", informó la agencia Bloomberg, testigo de la conversación.

Aunque el comentario debe ser tomado como una broma, se trata también de un síntoma de la creciente molestia que el gobierno alemán siente ante la intervención estadounidense en el caso.