Por orden judicial, el parlamento alemán (Bundestag) tendrá que hacer públicos documentos confidenciales sobre el fenómeno OVNI en este país europeo.

La existencia de estos documentos fue negada en un principio, pero un entusiasta estudioso de este fenómeno, Frank Reitemeyer, llevó hasta la corte al Poder Legislativo con evidencias que probaban lo contrario.

Tras una larga batalla legal, el Tribunal Administrativo Supremo alemán en Leipzig, ordenó al Bundestag poner a disposición pública dichos documentos.

En el año 2008, el Dr. Wolfgang Schäuble, ministro del Interior de Alemania, negó que el gobierno haya investigado algún OVNI, pero al año siguiente, Robert Fleischer, otro experto en el tema, descubrió que el parlamento de ese país contaba con un departamento que daba seguimiento al fenómeno extraterrestre.

A pesar del triunfo, los investigadores de eventos extraterrestres no se muestran mayormente entusiasmados por el contenido de los documentos.

Niguel Watson, autor de un libre sobre la presencia alienígena, expresó que “no van a revelar ningún secreto sobre tecnología extrarrestre o cuerpos de aliens, pero no se pierde la esperanza”.

Watson cree que algunas potencias del mundo ocultan deliberadamente información sobre los OVNIs para proteger otros descubrimientos.