Con patrullajes a pie y en vehículos, la Policía Nacional está garantizando que los productores del departamento de Madriz puedan desarrollar todas sus actividades agrícolas y ganaderas.

Una visita a las montañas de este departamento dio una idea de la intensa labor realizada por las fuerzas del orden, quienes a través de un modelo de articulación con la comunidad, están tratando de mantener el orden y la paz en esa zona del país.

Los agentes, sin tomar en cuenta el intenso frío y la lluvia, se internan diariamente en las montañas, visitando fincas y comunidades en una labor preventiva del delito y de acompañamiento a las familias campesinas.

“La Policía aquí camina por toda esta zona. Uno se siente seguro y puede trabajar tranquilo”, manifestó Pedro Martínez Ruiz.

Este productor del municipio de Las Sabanas aseguró que el actuar delictivo se mantiene a raya gracias a los planes de intervención que regularmente ejecutan las autoridades.

“Aquí caminamos todos los días y no hemos visto nada (de delincuentes)”, subrayó.

Los finqueros de esta zona señalaron que ya hace años no se registran grandes delitos contra de la labor productiva.

“Si la policía no nos cuidara, ¿entonces quién nos va a cuidar? Yo me siento muy agradecido con lo que han hecho. Es bueno. Aquí andaban (ladrones) molestando pero se han parado, y es mejor porque de esa manera podemos trabajar nosotros tranquilos”, dijo Byron Moya.

Patrullajes integrales

El teniente Miguel Ángel Dávila, jefe de la delegación policial del municipio de Las Sabanas, destacó que debido a las condiciones del terreno muchos de los patrullajes se realizan a pie.

“Es un patrullaje integral: visitamos a lo que son los líderes de los Gabinetes del Poder Ciudadano, visitamos a los líderes religiosos, realizamos visitas casa a casa para hablar con la gente y que nos expresen sus temores o las debilidades que podamos tener en materia de seguridad y así nosotros poder mejorar nuestros planes”, explicó el jefe policial.

Además de esto, en ocasiones la institución ejecuta operativos especiales en busca de armas o cualquier otro elemento que ponga en riesgo la seguridad de las familias.

Vale señalar que Las Sabanas es una localidad tan tranquila que en el primer semestre de este 2015 solo se reportan 40 delitos, de los cuales 22 corresponden a faltas, es decir, son cosas que pueden ser resueltas mediante un facilitador judicial.

“Lo que sí tenemos son pequeños hurtos, algunos pequeños daños a la propiedad (a postes de cercos), pero no hay nada relevante”, enfatizó el teniente Dávila, quien subrayó que a pesar de la cercanía de la frontera con Honduras, en el municipio no se registran casos de abigeato.