Así lo informó el corresponsal de teleSUR en Siria, Hisham Wannous, quien también informó que “de acuerdo con vecinos del poblado de al-Trimsa grupos grandes armados atacaron la aldea causando la muerte a 60 civiles utlizando diferentes tipos de armamentos, entre ellos una mujer y su hijo frente a las personas”.

Wannous dijo que “los ciudadanos sirios aseguraron que los grupos armados hacen esto para dar la impresión de que fue el Ejército y que siempre que hay una reunión internacional, sucede una masacre para manipular a la opinión pública mundial y lograr una injerencia internacional en los asuntos internos en Siria”.

Agregó que “el gobierno del presidente al-Assad lamentó que los medios internacionales estuviesen preparados y en alerta para difundir esto, como si supieran lo que iba a pasar”.

Culpas a priori

Por su parte, el enviado por las Naciones Unidas Kofi Annan aseguró que está “horrorizado y consternado” por las noticias de la masacre en el pueblo sirio de al-Trimsa en las que condenó  “estas atrocidades con los términos más fuertes”.

En un comunicado difundido este viernes en Ginebra (Suiza), Annan atribuyo a priori al gobieno sirio los ataques en al-Trimsa.

El corresponsal de teleSUR en el país árabe también dijo que “siguen los debates en el Consejo de Seguridad, donde las grandes potencias pidieron extender la misión de observadores y poner sanciones a Siria si no se cumple el plan de paz.”.

Sin embargo, “el gobierno sirio, que ha aceptado y se ha comprometido al cumplimiento de este plan de paz, ha pedido para su cumplimiento que se elimine el financiamiento y el respaldo extranjero a grupos armados de oposición para desarrollar un diálogo integral para superar la crisis de forma pacífica”, reseñó Wannous.

El Gobierno sirio ha denunciado y presentado pruebas en reiteradas ocasiones de las acciones terroristas de los grupos armados, de las que responsabilizan a Estados Unidos y otras naciones árabes como Arabia Saudita, Qatar y Turquía por servir de financiadores y protectores.

Damasco también denuncia que el caos está siendo orquestado desde el exterior del país y las fuerzas de seguridad han recibido instrucciones claras de no lastimar civiles.

Hace una semana, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, propuso al Consejo de Seguridad que reduzca el número de observadores desplegados en Siria y que le dé un enfoque más político, destinado a facilitar el diálogo entre las partes.