Grecia mantuvo hoy ante sus socios de la zona euro las propuestas presentadas con anterioridad, durante la primera reunión del Eurogrupo desde el rechazo de los griegos a las exigencias de sus acreedores.

El gobierno griego confiaba que el respaldo masivo de sus electores en el referéndum de domingo pasado para rechazar las exigencias de sus socios de la zona euro, provocaría que éstos fueran más receptivos a sus demandas.

El nuevo ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, insistió en mantener un impuesto reducido para las islas griegas y limitar el corte de gastos en Defensa.

También pidió postergar hasta 2019 la supresión de un ingreso complementario para los jubilados más pobres y la condonación de al menos 30 por ciento de la deuda griega.

Sin embargo, sus homólogos de la zona euro exigían un plan con nuevas propuestas como condición para retomar las negociaciones y dejaron la reunión criticando Atenas.

En las próximas horas será el turno del primer ministro griego Alexis Tsipras de intentar convencer a sus homólogos durante una cumbre extraordinaria, también en Bruselas.

Los bancos griegos llevan desde el 28 de junio cerrados y deben permanecer así al menos hasta mañana miércoles, con retiros limitados a 60 euros por día.