Como un triunfo del pueblo griego, calificó el sociólogo Orlando Núñez, el referéndum celebrado en Grecia, en la que la población de manera abrumadora votó a favor del NO y con ello, rechazaron las medidas de austeridad estructural que vienen promoviendo la Unión Europea y los mismos Estados Unidos para esa nación.

Núñez señaló que esas medidas estructurales que pretenden imponer en Grecia, fueron las mismas que le fueron impuestas a Nicaragua durante los periodos de gobiernos neoliberales, que significaron desempleo, pobreza, privatización de la salud, la educación, es decir la privatización del Estado.

“Las medidas de ajustes estructural que ya nos pusieron a nosotros en Nicaragua, significa privatizar el Estado, que el Estado venda todas las empresas, significa aumentar los años de la jubilación, significa mayor desempleo según ellos para aligerar el estado, privatizar la salud, la educación y es algo que el pueblo griego no está dispuesto a seguir profundizando”, destacó Núñez al valorar los resultados del referéndum en Grecia.

Más del 60% de la población griega al votar por el “No” está rechazando el llamado “paquetazo estructural” que significaría endeudamiento y una imposición de las políticas económicas de los países imperialistas.

“A través del endeudamiento y de las guerras militares, Estados Unidos está imponiendo su política económica mundial a través de los tratados comerciales y lo que hizo el primer ministro Alexis Tsipras fue muy inteligente, porque sometió a referéndum al pueblo de Grecia para ver si estaban de acuerdo con la propuesta que hace la Unión Europea, y el pueblo dijo rotundamente que no estaba de acuerdo con esa propuesta. No dijo que querían salirse de la zona euro, como han querido manipular, sino lo que dijo es que no estaban de acuerdo con esas medidas, porque significan mayor precarismo, mayor empobrecimiento de una economía que apenas palpita”.

Subrayó que el triunfo del NO, es un apoyo político moral que le está dando el pueblo a Tsipras, para que negocie en mejores condiciones los acuerdos de reestructuración de la deuda con la Unión Europea.

Francia y Alemania, que son los principales referentes de la Unión Europea, convocaron a una cumbre esta semana para discutir las medidas que presentarán a Tsipras.

“¿Qué es lo que sienten ellos (la Unión Europea)? Van a sentir una presión política moral, porque ellos se hacen los abanderados de la democracia. Y si el pueblo griego en más del 60% dijo que no estaba de acuerdo con esas medidas, ahora vamos a ver si es verdad que los europeos toman en cuenta la democracia. Si no la toman en cuenta, van a quedar desenmascarados, como que ellos no le hacen caso a la voluntad política soberana de un pueblo y Tsipras va a poder negociar en mejores términos el acuerdo de endeudamiento entre Grecia y la Unión Europea”, puntualizó el analista.

Adelantó que esta misma situación podría pasar en un futuro cercano en naciones como España, Portugal, en donde la UE y Estados Unidos quieren imponer medidas de ajustes estructurales financieras.

"Parece que la Unión Europea y Estados Unidos están dispuestos a imponerle el Plan de Ajustes Estructural que nos impusieron a nosotros en América Latina a todo el mundo, menos a ellos. Yo creo que es una victoria política para Tsipras, pero dentro de una batalla que no aún no ha terminado, pero creo que Europa va ceder un poco”.