La Brigada de Motorizados Los Dantos se movilizó este lunes por el barrio 19 de Julio, ubicado en las inmediaciones del Mercado Oriental, para desarrollar un plan de seguridad que garantice la tranquilidad de comerciantes, compradores y ciudadanía en general.

Producto de este operativo la Policía Nacional detuvo a dos jóvenes con presunta marihuana, presumiblemente para consumo.

De acuerdo al Capitán Tomás Borge, Jefe de la Brigada de Motorizados Los Dantos, este plan lo desarrolla la Policía Nacional en los diferentes barrios capitalinos, sobre todo en aquellos con mayor actuar de la delincuencia.

Borge indicó que hasta las 10 de la mañana iban 45 personas requisadas en todo el sector. La idea era verificar si estaban circuladas por algún tipo robo o muerte.

“Lo importante de esto es la percepción de seguridad ciudadana, que la gente se sienta protegida, que vea que la Policía Nacional está desplegada en el contorno del barrio 19 de julio y que estamos de cara a la prevención de los robos con intimidación, la alteración del orden público”, explicó.

La ciudadanía se mostró satisfecha con este despliegue policial, pues eso le garantiza poder realizar sus labores sin pensar que va a ser víctima de la delincuencia.

“Aquí hay mucha robadera. Es importante que la Policía ande aquí, porque aquí camina la gente viendo para todos lados, porque a uno lo asaltan y ni cuenta se da”, manifestó Aura Lila Blanco.

Ante las requisas que efectuaron los agentes, algunas persona mostraron su descontento con el operativo aduciendo que algunos de los requeridos eran sus familiares y que no tenían cuentas pendientes con la justicia. Sin embargo, otros dijeron que la Policía hacía su trabajo y por tanto no había nada que temer si no estaban circulados o no andaban por malos caminos.

“La Policía hace su trabajo. Si no les encuentran nada a los muchachos, no hay problema. Esto es muy importante para la seguridad de los comerciantes y la seguridad de la población”, señaló el poblador Ulises Moisés Montoya.

El Mercado Oriental es el centro comercial más grande de Nicaragua, y por ello la Policía trata de garantizar la seguridad tanto dentro como en sus alrededores.