Casi 200.000 familias están amenazadas por la sequía en Haití, donde alrededor de 3,8 millones de personas ya viven en inseguridad alimentaria, señaló un informe divulgado hoy en la capital haitiana.

La Coordinación Nacional para la Seguridad Alimentaria (CNSA) señaló que una evaluación rápida sobre la situación de la agricultura mostró que la sequía ha tenido un efecto negativo en la disponibilidad de agua y los productos locales en los mercados, sobre todo en el sudeste, noroeste, centro y nordeste del país.

Según la evaluación, 199.967 familias que dependen principalmente de la agricultura se verán afectados por esta situación en los diez departamentos del país.

"Hemos podido observar una terminación prematura de la temporada de lluvias, la falta total de lluvias en algunas áreas y un inicio tardío en otras áreas. Las precipitaciones han demostrado claramente ser insuficientes e irregulares en la mayor parte del territorio", señaló el informe.

La CNSA agregó que, en consecuencia, existe una fuerte presión sobre los puntos hídricos escasos, y la inseguridad alimentaria podría deteriorarse hasta el final del año, con un aumento previsto del número de casos de enfermedades transmitidas por el agua y la desnutrición aguda grave.

Además, la CNSA dijo que la producción agrícola ha disminuido considerablemente debido a la escasez de semillas (por la pérdida de cultivos) para la próxima campaña, lo que puede afectar a la próxima temporada de cultivo (julio/agosto).