Vitalis e Indre Bagdzeviciuis, un matrimonio originario de Lituania, se encuentran en Nicaragua desde hace 14 meses y en una ocasión llegaron hasta el Parque de Feria de la Economía Familiar y quedaron fascinados de su concepto, por lo que ahora decidieron emprender su propio negocio.

Un llamativo carrito de madera color blanco con franjas doradas con la frase “Vivu Dulces” (Vivan los dulces) y con fajas de paquetitos de vivos colores amarillo, azules y magenta, se puede apreciar en una esquina del costado norte del Parque de Ferias.

Desde ese lugar, doña Indre ofrece unos sabrosos dulces de maní de sabores variados, entre estos el rico cacao. Esta pareja de lituanos conocían poco de Nicaragua y se sintieron atraídos por la seguridad y los múltiples destinos turísticos que ofrece el país.

“Nos gusta el clima, conocíamos poco de Nicaragua y cuando venimos quedamos fascinados”, cuenta Vitalis, que jamás pensó que al salir de su tierra, iba a estar tan a gusto en un país extranjero que le ha abierto las puertas.

Indre asegura que los caramelos de maní en Lituania son muy demandados y al conocer que Nicaragua es un país productor de este grano, optaron por producir estos caramelos de maní saborizados que venden a precios muy económicos en el Parque de Ferias.

“Nosotros queremos vivir en Nicaragua, en lugar donde hay clientes y miramos mucho al país, nos gusta Nicaragua y el clima que tiene, además nos han apoyado mucho”, resalta Indre, que está aprendiendo poco a poco el español.

“El maní es muy popular en todo el mundo y en Lituana es uno de nuestros dulces favoritos, cuando venimos miramos que no hay este tipo de producto, pero miramos que sí hay maní y hay cacao y azúcar. Toda la materia prima está aquí y pensamos, si a la persona le gusta el maní, el cacao y la azúcar, le gusta este producto”, agregó Indre que está interesado en encontrar socios comerciales que promuevan su oferta.

Vitalis destacó que en Nicaragua han encontrado un país idóneo para establecerse, pues pueden adquirir propiedad para residir de manera permanente, algo que no encontraron en otros países que han visitado como Filipinas y otras naciones sudamericanas.

“En Nicaragua se ayuda mucho al pequeño negocio, nosotros no miramos en otro país cómo ayuda en Nicaragua el gobierno nicaragüense”, resaltó.

José Manuel Matute, Director de Comercialización y Promoción de Pequeños Negocios del MEFCCA, afirmó que esta pareja de lituanos, llegaron a la feria y les “gusto el ambiente familiar que hay en el parque y vieron una oportunidad de negocios y la tomaron. Son una familia emprendedora”.

Desde el Ministerio de Economía Familiar, se les brinda todo el apoyo necesario, al igual que se le da otros pequeños comerciantes nicaragüenses.

“Nos alegra mucho que hayan confiado en Nicaragua, han viajado mucho por todo el mundo y contaban que en otras partes no existe este clima de inversión. El espacio es de ellos y del pequeño productor de este país”, recalcó Matute.

Pequeños negocios muy visitados

Pero también la Feria de la Economía Familiar sigue apoyando a los productores y artesanos nicaragüenses, como el caso una línea de cosméticos y productos de limpieza Alfa Ye, que distribuye la línea Natural Beauty.

“Fascinada con el espacio de la feria, porque este es un lugar para que uno venga a mostrar los productos, en nuestro caso es un producto cien por ciento nacional, somos un grupo pequeño de productores de cosmética natural, producimos champús naturales, hasta líneas para elaborar en salones de bellezas, manicure, pedicura y una línea para embellecer la casa y el auto”, destacó Tania Saavedra.

Para esta joven emprendedora, el productor y artesano se siente muy apoyado con el gobierno, pues a través del Ministerio de Economía Familiar se encarga de dar el espacio y de promocionarlo para protagonismo de las familias y de los comerciantes emprendedores.

“Estos espacios lo que hacen son reactivar la economía, pero sobre todo en nuestro caso estamos dando a conocer nuestros productos”, agregó Saavedra.

Los jóvenes tienen sus espacios, tal es el caso de los vinos y licores que produce Casa Cajar, un producto que es fabricado por jóvenes originarios del municipio de Rosita en el Triángulo Minero del Caribe Norte. Estos productos son elaborados de manera artesanal, entre ellos tenemos los licores de cacao con café, café con limón y maracuyá con guayaba.

Alejandra Cáceres, una de las integrantes de este grupo de Casa Cajar, señala que la Feria de la Economía Familiar, es un espacio que tiene los pequeños productores para abrirse mercado y darse a conocer “y tener un lugar para vender los productos”.

Las familias siguen llegando y este sábado no fue la excepción, entre esta doña Ana Zeledón que visitó con sus dos hijos y su esposo. “Estas ferias son muy divertidas para los niños, en vez de ir a otro lado venimos aquí que es muy barato y no se paga la entrada”.

Zeledón tuvo espacio para recorrer las diferentes exposiciones de productos, pudo beberse una sabrosa chicha helada, se comió un quesillo y realizó algunas compras de verduras para su hogar.

“He venido varias veces y no me canso de hacerlo, invitamos a demás familias que vengan a este parque que es muy agradable”, puntualizó.