En la presentación de la revisión del Artículo IV de 2012, el Fondo resalta que desde 2010 la evolución económica del país ha sido positiva con un producto interior bruto (PIB) que ha crecido una media del 4,6 por ciento en los últimos dos años y una inflación contenida en torno al 8 por ciento.

"La política monetaria continúa impulsando las posiciones de reservas internacionales y las condiciones en el sistema financiero se han fortalecido", subraya el informe.

Pese a todo, el Fondo opina que en 2012 la menor demanda externa y el aumento de los gastos en petróleo pueden reducir las reservas y las previsiones favorables dependerán de cómo afecta la exposición al exterior de la economía nicaragüense.

"Los riesgo a la baja persisten debido a las incertidumbres a nivel global y animamos a las autoridades que mantengan la prudencia macroeconómica y aceleren las reformas estructurales", indicó el FMI.

Nicaragua se ha beneficiado en los últimos años del aumento de los precios de las exportaciones y de los influjos de inversiones de capital, pese a lo cual el FMI recordó que es necesario hacer frente a problemas como "la extendida pobreza y los desequilibrios externos".

El Fondo recomendó medidas de consolidación fiscal como reducir las pagas extraordinarias o sus subsidios a la electricidad, que empeoran las perspectivas fiscales para 2012, al tiempo que pidió una reforma del sistema de pensiones o recortar exenciones fiscales.

Además, el FMI cree que es necesario fortalecer la gobernabilidad y las instituciones, mejorar gestiones de las finanzas y reducir el empleo informal.

El FMI prevé que la economía nicaragüense crezca un 3,7 por ciento este año y cierre 2013 con un avance del 4 por ciento.