Estas 30 viviendas fueron edificadas solidariamente para las 30 familias campesinas, quienes no tuvieron que poner ningún centavo, más que su fuerza de trabajo, destacó Judith Silva, presidenta ejecutiva del INVUR, quien a su vez comentó que solamente con el gobierno del Presidente Daniel Ortega se podría haber tenido viviendas dignas como las entregadas esta treintena de familias campesinas.

La compañera Silva asistió al sitio donde fueron construidas, que según los campesinos ya no se denominará San Francisco, sino Nuevo Amanecer porque para las familias que habitarán esas casas implica el comienzo de una nueva vida.

El sitio donde fueron edificadas las 30 viviendas se encuentra a unos 25 kilómetros al este de Morrito y a unos 212 kilómetros de Managua y forma parte de la restitución de derechos que el Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República y la compañera Rosario Murillo están realizando con las familias campesinas, explicó la compañera Silva.

La Presidenta Ejecutiva del INVUR expresó que con la entrega de las 30 viviendas se estaba cambiando el modo de vida de 150 personas aproximadamente, que todo el tiempo han vivido en condiciones de extrema pobreza y en riesgo.

Restitución de derechos a una vivienda digna

Señaló la compañera Silva que la entrega de las 30 viviendas se estaba haciendo en el contexto del 33 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, para que estas familias del municipio de Morrito puedan vivir bien a partir de la entrega.

“Para llegar hasta este momento de restitución de derechos de las familias protagonistas en la segunda etapa de la Revolución Sandinista, tuvieron que caer muchos compañeros”, rememoró la Presidenta Ejecutiva del INVUR, quien añadió que la próxima semana viajará a San Carlos y San Miguelito, en el departamento de Río San Juan para continuar con estos programas de viviendas.

Silva manifestó que “hemos arrancado y no pararemos de trabajar en estos municipios que nunca esperaron que llegaron estos programas, pero llegaron producto de esta Revolución y de los programas por el Bien Común, sobre los cuales continuaremos trabajando”.

Recordó la compañera Silva que en todo el año 2012 se han entregado dos mil 650 viviendas y que eso es producto del esfuerzo del Gobierno del Comandante Daniel Ortega y de esa gran alianza realizada con el sector público y privado por medio del plan nacional de vivienda de restitución de derechos.

Casi 39 mil viviendas entregadas

Destacó que entre el 2007 y el 2011 fueron entregadas 38 mil 804 viviendas a familias de condiciones precarias, pero añadió que  también hay familias que adquirieron viviendas con crédito justo, solidario a través de bancos y señaló que los desarrolladores que ya están haciendo casas para pagar en cuotas accesibles. Recordó que la meta del gobierno es edificar seis mil viviendas en todo el año 2102.

Al respecto Darío Nemesio Barrasa Marenco, un campesino del sitio dijo que gracias a Dios y al Comandante Daniel Ortega, lo que parecía imposible, se realizó, fueron construidas las viviendas en el sitio para las familias del Guabal, dejando las antiguas casas que estaban edificadas de palma y madera de corozo, donde continuamente se remojaban con la caída de las lluvias.

Entre tanto Rosario del Socorro Dávila también dio gracias a Dios y al Comandante Daniel Ortega por la decisión de realizar la construcción de esas viviendas en el sitio que ahora se denominará “Nuevo Amanecer”, añadiendo que década pasaron teniendo que cambiar las hojas de palma cada tres o cuatro años porque se podrían y el agua de las lluvias se pasaba.

La señora Dávila dijo que solo el gobierno del Comandante Daniel Ortega podía haber hecho  casas para los campesinos  y añadió que los gobiernos neoliberales les despreciaban, en incluso añadió que los enfermos había que sacarlos  lomo de mula.

En el caso de la campesina Eduviges Avendaño, dijo que su sueño se había hecho realidad y que ningún presidente antes del Comandante Daniel Ortega, había realizado algo así por los campesinos pobres, mientras que Justina Burgalin dijo tácitamente que “nunca creí que llegaría a tener una casa como ésta.