El tiempo se agota rápidamente para los océanos del mundo y todas las criaturas que viven en él.

Conforme avanza el calentamiento global, sólo una “sustancial e inmediata” reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero podría prevenir impactos “masivos” en los ecosistemas marinos, advierten expertos.

Un grupo de investigadores franceses del Laboratoire d'Oceanographie de Villefranche, analizaron dos posibles escenarios para determinar el futuro de nuestros mares.

Uno de estos escenarios es que la situación continúe tal como hasta el momento, mientras que el otro contempla una reducción en las emisiones.

En el primer escenario, el ecosistema de los océanos sufriría un impacto enorme y totalmente irreversible para el año 2100.

Incluso después de frenar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) lo suficiente para evitar el aumento de las temperaturas más de 2 grados Celsius en comparación con los niveles preindustriales, muchos ecosistemas marinos todavía sufrirían significativamente, dijeron.

El equipo internacional dirigido por el Dr. Jean-Pierre Gattuso, del Laboratoire d'Oceanogràfica de Villefranche en Francia, escribió en la revista Science: "Impactos sobre los ecosistemas y organismos marinos y costeros claves, ya son detectables, y se enfrentarán a un riesgo de impactos mayores mucho antes de 2100, incluso con el escenario de emisiones de CO2 estrictas”.

“Estos impactos se producen a través de todas las latitudes y se han convertido en una preocupación mundial”, agregó el científico.

Cualquier nuevo acuerdo climático mundial que no logre minimizar el impacto sobre los océanos será "incompleto e inadecuado”, han destacado los científicos.

Todo esto, además, tendría un impacto muy fuerte en las economías mundiales y en las comunidades dedicadas a la pesca.

Esta investigación fue basada en experimentos, observación de campo y simulaciones por computadora.