Seis personas murieron hoy por un sismo de 6,5 grados de magnitud en la escala de Richter en la localidad de Hotan, región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste de China.

Ante ese hecho que dejó además medio centenar de heridos, las autoridades emitieron una alerta de emergencia de nivel IV esta tarde y llamaron a mantener la calma por parte de la población.

El temblor, registrado en el distrito de Pishan a las 9:07 hora local, provocó también el cierre del aeropuerto en Hotan.

El epicentro se ubicó a 37,6 grados de latitud norte y 78,2 de longitud este y con una profundidad de 10 kilómetros, de acuerdo con el Centro de la Red Sismológica de China (CRS).

Poco después del temblor, varias réplicas menores de entre tres y 4,6 grados de magnitud sacudieron la zona, informó la entidad.

El Ministerio de Asuntos Civiles y la Comisión Nacional para la Reducción de Desastres de China enviaron equipos de rescate para ayudar en las tareas de salvamento en las áreas afectadas por el seísmo.

Esas instituciones han despachado mil tiendas de campaña a ese distrito que registra una población de 258 mil habitantes, en su mayoría pertenecientes a la minoría étnica uygur.

La alerta de nivel IV es la más baja en el sistema nacional de respuesta en casos de emergencia, e implica una señal de aviso continuada de 24 horas, con informes diarios sobre daños provocados y envío de dinero y material de socorro en un plazo máximo de 48 horas.