Ríos, quien fue acusado por el Ejército de Nicaragua de realizar labores de espionaje en el país, fue condenado a 8 años de cárcel por el delito de violación de secreto de Estado y 8 años por intromisión.

“Se puede considerar que se configuró de manera objetiva la comisión del delito por parte del hoy acusado Ríos Castaño, pero además tal actividad relativa a información clasificada por parte del Ejército de Nicaragua centrada en temas estratégicos de la defensa militar de Nicaragua y la cooperación militar rusa y venezolana la remitió vía correo electrónico cumpliendo con otro de los presupuestos para darse por configurada la comisión del delito como es el empleo de secreto de Estado, pero además esa información obtenida era relativa a la seguridad nacional, por lo que no cabe la menor duda que en este caso si se dio la configuración del delito de revelación de secreto de Estado por parte del acusado Luis Felipe Ríos Castaño”, expresó el judicial Arias al momento de leer los considerandos de la sentencia.

El Juez Arias afirmó que el acusado puso en peligro de manera significativa el bien jurídico protegido como es la Seguridad Nacional y por ende atentó contra todos y cada uno de los y las nicaragüenses.

“Es por todos los considerandos anteriores que el acusado Luis Felipe Ríos Castaño, por lo que hace la autoría del delito de violación de secreto de Estado establecido en el Artículo 415 del Código Penal vigente, le impongo la pena de ocho años de prisión y en lo que concierne a la autoría del delito de intrusión contemplado en el Artículo 417 literal D del Código Penal vigente, le impongo la pena de ocho años de prisión, atendiendo que corresponde a un concurso real de delitos estas penas deberá de cumplirla el acusado Luis Felipe Ríos Castaño de manera sucesiva, es decir deberá de cumplir un total de 16 años de efectiva prisión”, sentenció el juez.

Además, el juez ordenó el decomiso de todos y cada uno de los medios, bienes y efectos personales ocupados al acusado Luis Felipe Ríos Castaño, que consisten en los bienes y medios que se relacionan en la acusación presentada por el Ministerio Público.

“Estamos conformes, se hizo justicia, fue lo que pedimos. La norma penal sustantiva establece 16 años, obviamente el judicial tiene toda la razón y estamos de acuerdo”, aseveró el Fiscal Manuel Reyes.

Por su parte la abogada defensora de Ríos Castaño, Silvia Sánchez Barahona, declaró que estudiará la sentencia emitida por el juez Arias para detectar si existe alguna situación que pueda ser tomada para impugnar la sentencia.

“Esta lectura de sentencia da una información general del contenido del documento, pero para impugnar una resolución judicial hay que tomarse su tiempo, estudiarla y ver con fundamento en la ley que decisión voy a tomar posteriormente”, alegó Sánchez.

Luis Felipe Ríos se hacía pasar por corresponsal de una revista española, con el objetivo de acceder a información privilegiada de carácter militar de Nicaragua.

Relaciones con Ejército de Colombia normales

Por su parte, el Mayor General Oscar Balladares, Jefe del Estado Mayor, afirmó que la captura y condena del espía colombiano Luis Felipe Ríos no ha afectado las relaciones entre el Ejército nicaragüense y sus homólogos de Colombia.

Al concluir una reunión con productores afiliados a la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (FAGANIC), sobre temas de seguridad en el campo y la ciudad, Balladares aseguró que las relaciones entre los ejércitos de Nicaragua y Colombia se mantienen inalterables, pese al incidente del espía colombiano, quien este jueves fue condenado a 16 años de prisión por el Juez Quinto del Distrito Penal de Audiencias, Julio César Arias.

“La relaciones con el Ejército de Colombia han estado normales, nos comunicamos cuando es necesario. Siempre ha habido una relación de coordinación cuando es necesaria para enfrentar el crimen organizado y la delincuencia transnacional de manera eficaz, sobre todo en lo que se refiere al narcotráfico”, precisó.

“En este caso el Ejército nacional mantiene su relación con las fuerzas armadas de Colombia, nosotros solo somos una institución del Estado que lo descubrimos (al espía), lo capturamos y lo pusimos a la orden de los tribunales, y por supuesto que los daños a la seguridad del Estado de Nicaragua y a la ciudadanía no son reparables, pueden haber consecuencias de estos hechos bastante lamentables, y eso no es reparable, no es justificable”, expresó.

El Jefe del Estado Mayor del Ejército nicaragüense dijo que esa institución militar no solo resguarda su propia seguridad sino también las de otras instituciones del Estado.