Aunque en algunas zonas del país las precipitaciones han sido escasas, lo que ha obligado a los productores a esperar buenas lluvias para iniciar las siembras de primera, en otras localidades del país las lluvias han estado en el rango de lo regular, lo que ha permitido que los productores ya hayan sembrado algunos granos como maíz, sorgo y frijol confiando en que las condiciones climáticas no les afecten mucho la cosecha.

El Alcalde de El Cuá, Raúl Acevedo Lara, afirmó que en esa localidad jinotegana el invierno se ha comportado con normalidad, aunque el cambio climático ha tenido sus efectos en la zona provocando inundaciones, crecidas de ríos y algunas afectaciones en los caminos vecinales, sin embargo la comuna con el apoyo del Gobierno del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo está trabajando en el adoquinamiento de los caminos troncales para sacar la producción sin dificultades.

Acevedo detalló que aproximadamente se están sembrando entre 25 y 35 mil manzanas de maíz en el ciclo de primera con la participación de más de 9 mil productores que mantienen la esperanza de que el régimen de lluvias les dejará un saldo positivo.

“Hasta el momento creo que vamos en el ritmo normal, ya que Jinotega es un departamento húmedo, ha habido lluvias tal vez no con la abundancia de otros años, pero sí la suficiente humedad para que puedan hasta el momento irse desarrollando las plantaciones, sobre todo de maíz y frijol. La gente ha estado haciendo sus labores culturales de café, la fertilización, estamos esperando ver cómo se desarrolla el invierno en los próximos días”, manifestó el Alcalde de Jinotega, Leónidas Centeno.

En el caso de la zona seca, las lluvias no han sido constantes, pero los productores esperan que con el apoyo del Gobierno Sandinista y la implementación de programas como los sistemas de riego anunciados en días pasados contribuyan a minimizar los efectos que han ocasionado en la producción de algunos de los principales rubros de esas localidades.

Por otra parte, la falta de precipitaciones también ha ocasionado tolvaneras de regular intensidad que se han producido en algunas municipalidades del occidente del país, ante lo cual ya se ha puesto en marcha la instalación de las cortinas rompevientos, mismas que se tendrían sus efectos de protección de la población en un periodo de tres a cuatro años, quedando la opción de que los productores, el Gobierno y las municipalidades trabajen en el desarrollo de programas como la reforestación, colocación de cercas vivas y el sistema de riego para mejorar las condiciones del suelo.

“Creemos que con una alianza público-privada como la que impulsa el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, las diferentes instituciones del Estado y la responsabilidad que tenemos las alcaldías frente a nuestras familias y las comunidades de llevar adelante este proyecto, hemos nosotros georeferenciado toda la zona, hemos presentado con los productores y los pobladores de esas zonas la necesidad de establecer estas cortinas rompevientos que sería uno de los mecanismos que vendría a solucionar el problema”, declaró el Alcalde de León, Róger Gurdián Vigil.