El Ministerio de Salud, a través de la doctora Luz Marina Losana, brindó recomendaciones a las familias nicaragüenses que pueden ser afectadas por los fuertes vientos que se han registrado en diversas zonas del país y que en el caso de occidente, han originado tolvaneras que podrían dañar la salud de las personas.

“Cuando ocurre una tolvanera muy fuerte, lo recomendable es mantenerse dentro de las viviendas, no salir a las calles porque nos estamos exponiendo, y si salimos, tenemos el riesgo de inhalar los polvos que se están produciendo”, señaló la doctora Luz Marina.

Las nubes de polvo que están levantando los fuertes vientos pueden producir en las personas, irritación de gargantas y nariz, enrojecimiento de los ojos, afectaciones respiratorias y tos, entre otras afectaciones.

Se debe tener especiales cuidados en las personas con problemas broncorrespiratorios, los asmáticos y en los niños, niñas y adultos mayores.

Recomendó a los [email protected] a mantener un pañuelo y en caso de estar siendo afectado por este fenómeno, humedecerlo y colocarlo en la boca y nariz para evitar que ingresen a nuestro sistema respiratorio, partículas de polvo. Para evitar afectaciones en los ojos, se recomienda el uso de lentes.

Igual se recomendó tener cuidado con los postes y tendidos eléctricos, pues al ocurrir un fuerte viento, puede caerse y ocasionar daño a las personas o a vehículos estacionados.

“Estas son medidas importantes al momento que andamos en la calle. Es importante que nos alejemos de aquellos lugares donde puede haber caída de postes o tendidos eléctricos”, agregó la doctora.

A las familias que tienen tejas en los techos de sus casas, que tengan mucho cuidado al salir, pues los vientos fuertes pueden botarlas y causar accidentes. También se pidió cuidado a aquellos trabajadores que requieren subirse a andamios u otros lugares en donde puedan verse afectados por los fuertes vientos.

Si se viaja en la carretera y se produce las tolvaneras en ese preciso momento, la doctora recomendó a los conductores tener mucho cuidado y tratar en lo medida de lo posible, detenerse en sitios seguros para evitar que una piedra o un derrumbe en alguna zona del camino perjudique el viaje.