El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció formalmente hoy en la Casa Blanca el restablecimiento de las relaciones diplomáticas plenas con Cuba, y pidió al Congreso estadounidense que ponga punto final al embargo vigente contra la isla.

En su discurso, que se pronunció al mismo tiempo en que el gobierno de Raúl Castro difundió una declaración oficial a través de Granma, Obama pidió por el fin del embargo comercial, que depende del Congreso de Estados Unidos, hoy dominado por los republicanos.

Obama instó hoy al Congreso de su país a que "escuche al pueblo cubano y al pueblo estadounidense" y empiece a trabajar para levantar el embargo sobre Cuba.

"Ciertamente no funcionó y no funcionó en los últimos 50 años. Hizo que la vida del pueblo cubano fuera peor", dijo Obama al respecto. "Cuando algo no está funcionando, podemos -y habrá- cambio", agregó.

"Los estadounidenses y los cubanos estamos listos para seguir adelante. Creo que es tiempo para que el Congreso haga lo mismo", insistió.

En un discurso en la Casa Blanca, Obama dijo que se trataba de un "paso histórico" en la relación de los dos países, y adelantó que el secretario de Estado, John Kerry, viajará a La Habana en este verano boreal para izar la bandera estadounidense en la nueva embajada, que abrirá el próximo 20 de julio, según se supo hoy, después de más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.

"Somos vecinos, ahora podemos ser amigos", dijo Obama al anunciar el restablecimiento formal de las relaciones, rotas en 1961. "Nos queremos acercar a los vecinos del sur. Queremos aumentar la calidad de vida de los cubanos", dijo.

A falta de relaciones diplomáticas directas, Cuba y Estados Unidos mantienen actualmente sendas Secciones de Intereses que les permiten cumplir con servicios consulares y continuar las escasas relaciones bilaterales que mantenían hasta el acuerdo de diciembre, por ejemplo, en materia migratoria.

Estados Unidos y Cuba rompieron sus relaciones en 1961, y desde 1962 el imperio norteamericano le impuso un duro embargo comercial y económico a la isla. Pese a los pasos de acercamiento dados por Obama, el embargo sigue en vigor y sólo puede ser levantado por el Congreso de Estados Unidos.