Desde horas tempranas de este martes, vientos con densas cantidades de polvo, conteniendo variedad de partículas que afectan la salud, agitan el departamento de Chinandega.

Tierras provenientes de los sectores periféricos, donde no existen cortinas rompe vientos que protejan la ciudad, son una de las causas de estas tolvaneras, cuyo origen radica en la severa deforestación que ha sufrido la planicie occidental.

La Doctora Cruz Cano, Delegada departamental del MINSA afirma que el viento trae polvo de microorganismos que pueden afectar las vías respiratorias principalmente.

“Protegernos con pañuelos en estos tiempos de polvo. En cuanto a los cambios de clima, evitar la penetración de polvo en las viviendas para así no exponernos. En todo caso estamos en un periodo seco, lógicamente las tierras están levantando y causando estragos en las carreteras”, manifestó.

Agrego que las recomendaciones principales son:

- Proteger a los niños, No sacarlos a la calle.
- Cubrirse la boca o nariz con mascarilla o pañuelo.
- Tapar los alimentos y agua para que no se contaminen.
- Tomar Abundante Agua.
- Mantenerse en lugares ventilados pero donde el polvo no se acumule.
- No auto medicarse.