El resguardo de la vida y la evacuación hacia las zonas de seguridad, en completa calma, son las principales acciones que desarrollaron los pobladores de Masachapa en el municipio de San Rafael del Sur durante la ejecución del Segundo Simulacro Nacional.

Desde las costas de esta playa del pacífico nicaragüense hasta el centro de la comunidad, cada uno de los pobladores en punto de las 10:00 inició el proceso de evacuación para poner sus vidas a salvo en los puntos más altos de esta localidad.

"Debemos estar alerta todos para buscar como evacuar con tiempo y buscar las zonas más seguras donde no corramos peligro por las olas (del tsunami)", manifestó Ramón Aburto Ramírez, pescador de Masachapa.

Según el Alcalde de San Rafael del Sur, Noel Cerda, en un periodo de cinco minutos desde que sonó la alarma se logró la movilización de 1,700 personas entre estudiantes y demás pobladores, a fin de ponerlos a buen resguardo, tratando de hacer conciencia en la población sobre la importancia de estar preparados ante cualquier eventualidad.

"Lo importante de esto es que cada día debemos tratar de ganarnos la conciencia de las personas porque sabemos que somos una zona de alto riesgo, la zona costera sobretodo y en cualquier situación que se dé, debemos estar alerta todos sabiendo cuales son las rutas de evacuación, conociendo las zonas de seguridad y cómo vamos a atender nosotros como Gobierno los planes que tienen que ver con la atención de la población", dijo Cerda.

Los niños y niñas del Centro Educativo República de Ecuador acompañados de sus maestras se movilizaron hacia el parque llamado el Triangulo para ponerse a salvo, un trabajo que fue llevado a cabo conservando la calma y realizando juegos y cantos con los infantes.

"Es importante para los niños salir en orden y enseñarles a mantener la calma porque recordemos que en la escuela es que se les debe inculcar qué hacer en el momento de la emergencia y estar pendiente de ellos y si la emergencia se da en horas de clases ellos deben saber a dónde ir y qué hacer", expresó Brígida Sandino, profesora de preescolar.

Como parte del ejercicio también se brindó atención médica a las personas que resultaron lastimadas producto de la emergencia, lo que facilita que el personal de salud se entrene para atender situaciones reales en el futuro.

"Ya vamos encaminándonos a ver cómo podría ser la atención en una emergencia, cómo actuar en un momento determinado que se venga un desastre natural", comentó Marily Zuniga, auxiliar de enfermería.