Una erupción volcánica en el monte Hakone, al sur de Tokio, conllevó hoy a que las autoridades japonesas restringieran los accesos a áreas cercanas a esa escarpada demarcación.

Según la Agencia Meteorológica de Japón la ceniza volcánica expelida desde el cráter del volcán en el monte Hakone, conocido por sus aguas termales, amenaza con aumentar en el área.

Hasta el momento ocurrieron pequeñas emanaciones de lava, pero existe la posibilidad de que se incremente su volumen, indicó un funcionario de ese organismo.

Las emanaciones podrían afectar a una zona residencial cercana al valle de Owakudani, que forma parte de la cordillera del monte Hakone, advirtió la fuente.

El pasado 20 de mayo ocurrió una erupción en el monte Shindake, en el suroeste de Japón, con nubes de humo que sobrepasaron los nueve mil metros de altura.

Tras ese suceso, las autoridades ordenaron la evacuación de 113 residentes que viven en los alrededores de esa montaña y decretaron alerta máxima ante un posible incremento de la actividad volcánica.

Un total de 21 de los 110 volcanes existentes en Japón muestran una mayor actividad sísmica desde que el terremoto y posterior tsunami de marzo de 2011 sacudió el noreste de este territorio asiático.

Erupciones en el volcán del monte Ontake, en el centro de Japón, provocaron en septiembre del pasado año 63 muertos, una de las peores tragedias ocurridas en este territorio en los últimos años.