Las inundaciones y los desprendimientos de tierras provocados por las lluvias en cuatro provincias desde el pasado viernes han dejado al menos 28 personas muertas o desaparecidas en China.

Cinco personas han muerto debido a desprendimientos de tierras en el distrito de Shangcheng, en la provincia de Hunan, donde las fuertes lluvias han obligado a la evacuación de cerca de 800 personas y causado el derrumbe de 100 viviendas y daños a más de 200 edificios, de acuerdo con la oficina de publicidad del distrito.

Más de 6.700 hectáreas de cultivos han quedado dañadas y los servicios de electricidad y comunicaciones se vieron afectados.
Se estima que el tiempo adverso ha causado unas pérdidas económicas directas de 305 millones de yuanes (unos 49,9 millones de dólares).

En la provincia de Shaanxi, cuatro personas fallecieron en las inundaciones y otras nueve siguen en paradero desconocido en el distrito de Foping, donde se estiman unas pérdidas económicas de alrededor de 170 millones de yuanes.

El suministro eléctrico y las comunicaciones han quedado cortados en la mayoría de las localidades, agregó el gobierno del distrito.

En la provincia de Sichuan, dos personas murieron en los desprendimientos de tierras del distrito de Nanjiang, donde se han registrado las peores inundaciones desde 1949, debido a las cuales unas 263.000 personas de 48 pueblos han tenido que ser reubicadas.

Otro deslizamiento de tierras mató a una mujer en el distrito de Pengxi, también en Sichuan.

El lunes se confirmó que dos personas murieron y cinco permanecen desaparecidas después de que las fuertes precipitaciones causaran inundaciones y desprendimientos de tierra en el distrito de Jinzhai, en la provincia de Anhui.

Durante los últimos días han caído fuertes lluvias en siete provincias y una municipalidad de China.