Un cohete SpaceX que llevaba suministros a la Estación Espacial Internacional estalló el domingo poco después de despegar.

El propulsor Falcon 9 de la compañía espacial privada SpaceX explotó minutos después de su despegue desde Cabo Cañaveral en Florida este domingo en el marco de una misión para llevar insumos a la Estación Espacial Internacional.

”El vehículo explotó", dijo el comentarista de la Nasa George Diller, después de que la agencia espacial mostrara imágenes del cohete desintegrándose en pedazos. El cohete había iniciado su despegue a las 10:21 locales, en la séptima misión de la empresa privada para la Nasa. Las piezas podrían caer en el Atlántico.

George Diller, de la NASA, señaló que “el vehículo está roto”, pero no precisa cómo se produjo el desastre.

No es el primer lanzamiento fallido a la estación en órbita. En abril, una nave de carga rusa se descontroló y cayó. Y en octubre, otra nave de suministro de la compañía se destruyó en un accidente en el mismo lanzamiento.

SpaceX dijo que la parte inicial del despegue anduvo bien hasta que la nave superó la barrera del sonido.

"El equipo todavía desconoce lo que pasó exactamente", añadió Diller.

Se hizo un silencio en la sala de control en el momento en que, unos tres minutos después de iniciado el despegue, las imágenes mostraban la explosión del propulsor y la caída de sus partes hacia la Tierra.

Poco después, un comentarista de SpaceX señaló que se había perdido el contacto con el vehículo espacial.

"Hubo una anomalía en la primera fase del vuelo", dijo, al relatar que el cohete había encendido sus nueve reactores Merlin y alcanzado una velocidad supersónica.

"Sin embargo parece que algo salió mal durante la primera parte de las operaciones", añadió en referencia a la fase de vuelo que precede el momento en que el cohete se separa de la cápsula, una vez alcanzada la órbita.