Diez de las 39 víctimas de un ataque de extremistas musulmanes cometido este viernes en el Hotel Marhaba Imperial, de la ciudad de Susa, en Túnez, ya fueron identificadas por los forenses.

La mayoría (8) de los cuerpos identificados eran ciudadanos británicos, mientras que se ha identificado a un belga y un turista alemán.

Hasta el momento, se descartan víctimas de nacionalidad latinoamericana.

Los 39 cadáveres del mortal atentado fueron trasladados un hospital de la capital de Túnez, mientras que unos 40 heridos se encuentran atendidos en centros médicos del lugar.

Como consecuencia del ataque, unos 2.500 turistas abandonaron Túnez en las últimas horas, por temor a un nuevo atentado que ponga en riesgo sus vidas.

El atentado ocurrió este viernes, cuando dos presuntos extremistas islámicos llegaron hasta la playa del centro turístico y comenzaron un tiroteo contra las personas que se encontraban en el sitio.

Posteriormente, los atacantes se dirigieron a las instalaciones del hotel, donde uno de ellos resultó muerto por las fuerzas de seguridad.

El otro huyó hacia la carretera, donde finalmente fue detenido por las autoridades.

El grupo Estado Islámico reivindicó la autoría de este atentado.