La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP) expresó este jueves su respaldo a Ecuador, ante las acciones desestabilizadoras de la derecha en ese país.

Los embajadores de los países miembros de la Alianza, Nicaragua, Cuba, Bolivia, San Vicente y Granadinas, Antigua y Barbuda, Venezuela y Ecuador, emitieron un comunicado al respecto durante una reunión extraordinaria.

El llamado es a respetar las decisiones del Gobierno del Presidente Rafael Correa, la soberanía y autodeterminación de esta nación sudamericana, y el rechazo de cualquier intento de intervención extranjera.

“Los asuntos internos de cada país, como han manifestado nuestros jefes de Estado y de Gobierno, corresponden estrictamente a cada Estado; sin ningún tipo de intromisión externa”, indica parte del texto.

Al mismo tiempo, los miembros del ALBA-TCP ratificaron la declaración de América Latina como zona de paz, hecha por la CELAC desde La Habana, Cuba desde 2014.

De igual forma la ALBA recordó el compromiso de Latinoamérica con el derecho de cada Estado a determinar su propio sistema político, económico, social y cultural, como base de la convivencia pacífica entre las naciones.

El pasado 15 de junio el mandatario suramericano anunció el retiro temporal de la Ley de Redistribución de la Riqueza y Plusvalías, en el marco de la visita del Papa Francisco, para evitar más actos de violencia de la derecha de Ecuador. La Ley de Herencia fue la principal excusa de la derecha para realizar protestas violentas y asediar la sede del partido gobernante Alianza País. Esta ley establece un impuesto de 2,5 por ciento para herencias entre 35 mil 400 a 70 mil 800 dólares, que se aplicaría sólo al 2 por ciento de la población de Ecuador.