Más de 6 mil pobladores de San Rafael del Sur participarán en el Segundo Simulacro Nacional ante Terremotos.

El simulacro se desarrollará el 30 de junio en todo el país, pero tiene a San Rafael del Sur como uno de los puntos medulares, ya que en 1992 la comunidad de Masachapa fue devastada por un tsunami que dejó más de 170 personas fallecidas.

El alcalde Noel Cerda, manifiesta que el ejercicio preparativo se concentrará en las comunidades costeras de Pochomil, Masachapa, Quizalá y Los Cajones, así como también en ocho barrios del casco urbano considerados como zonas de riesgo.

Indica que para ello ya están activados los sistemas de atención emergencias, las brigadas comunitarias, y preparados los sistemas de alerta temprana.

“El propósito de este simulacro es siempre tratar de ir viendo qué debilidades podemos tener y ver de qué manera nosotros los vamos a ir superando para que a la hora de un evento real poder estar instalados como amerita”, afirma el alcalde.

Comunidad estudiantil también lista

Un componente muy importante del simulacro corresponde precisamente a la comunidad educativa, sobre todo la de Masachapa, por estar ubicada a la orilla de la costa.

Según la directora del Colegio República de Ecuador, profesora Aura Espinoza Cruz, el día del evento se estarán sumando al ejercicio 1 mil 400 estudiantes, quienes ya están organizados en brigadas como parte del Plan de Seguridad Escolar orientado por el Gobierno.

“Este es un trabajo permanente en este escuela debido al lugar donde estamos”, enfatiza.

Mejor preparados

Sin embargo, el éxito dependerá del involucramiento de pobladores como Karla Ampié. Ella señala que en los últimos años se ha trabajo en la concientización ciudadana y en definir las rutas de evacuación ante un posible evento.

“Para el maremoto que tuvimos no teníamos esta preparación, estas prevenciones que hoy tenemos, y esperamos, Dios no lo permita, que si llegara a haber una catástrofe de esa magnitud ya estemos preparados”, aseguró Ampié, pobladora de Masachapa.

Cabe señalar que para el tsunami de 1992 no existía ningún sistema de alerta temprana en las costas del municipio. Actualmente ya hay instaladas cinco sirenas, las cuales se activan luego de un fuerte sismo.