Lo conoció en una reunión clandestina, le gustó la firmeza de sus palabras, sus ideas. Eran los años de la fuerte represión somocista. El Comandante Carlos Fonseca Amador, era estudiante de la Escuela de Derecho en León y se gestaban las luchas estudiantiles contra la dictadura.

Doña María Haydeé Terán, está por cumplir 77 años, es la esposa del Comandante Carlos Fonseca Amador y lo recuerda con mucho orgullo, porque siempre fue un hombre muy cabal, honesto, firme de ideas y siempre preocupado por la libertad de Nicaragua. Este 23 de junio se cumple el 79 aniversario del natalicio del Comandante Carlos.

En la Nicaragua de hoy, en la Revolución Popular Sandinista, doña María Haydeé, afirma que al pensamiento, la figura y legado de Carlos, el pueblo y el FSLN le da un lugar muy importante en sus corazones.

“Se le reconoce sus grandes méritos, su patriotismo, su entrega, porque el Comandante Carlos quería lo mejor para Nicaragua, quería que hubiera justicia, bienestar para todos, pero no siempre se logra tan pronto, (…) pero me parece que está marchando bien y se está haciendo lo que se puede”, exclama doña María Haydeé, al subrayar que la actual Nicaragua, era en gran parte lo que deseaba su esposo.

A pesar que reconoce que su matrimonio con el héroe nicaragüense no fue muy normal, pues la gran mayoría del tiempo estaba clandestino, detenido en la cárcel, en Cuba o en otro país centroamericano, el amor que le sentía a Nicaragua, era suficiente para entender que se casó con un hombre que estaba comprometido con el pueblo, al que deseaba verlo libre de la dictadura somocista.

“Por supuesto que siempre supe en lo que andaba y la preocupación más grande era que no le pasara nada. Le apoyaba estando de acuerdo en todo lo que hacía”, cuenta María Haydeé hace un par de días cuando le visitamos en su casa.

Le recuerda con mucho cariño, porque a pesar de sus múltiples ocupaciones, fue un padre muy cariñoso con sus [email protected], a quienes siempre les explicó los motivos de sus largas ausencias del hogar.

“Fue muy especial (…), era muy afectuoso con los niños, con sus hijos en el poco tiempo que pudieron estar con él y siempre les explicaba porque andaba en eso y mis hijos entendían eso”.

Recuerda los años que estuvo con el comandante Carlos Fonseca Amador en Cuba.

“Él había salido de Cuba, él llegó a (Cuba) finales del 71 y ahí estuvimos con él hasta que se vino para acá en el 75. Uno hubiera querido haber estado todo el tiempo junto, como es lo normal, pero ni modo tuvo que ser así”, refiere.

María Haydeé, se casó en 1965 con el comandante Carlos Fonseca Amador. Un año después el 24 de noviembre nace su hijo Carlos y el 29 de enero de 1969 su hija Tania Fonseca Terán.